La ciudad

El Concejo analiza revocar los permisos precarios de dos muelles para pasajeros

Son los que funcionan en Costa Alta y el Parque Nacional a la Bandera hacia las islas. Hoy envían una nota a Prefectura para que precise si están debidamente habilitados.

Miércoles 27 de Mayo de 2015

El Concejo evalúa revocar los permisos precarios para transportar pasajeros fluviales desde Costa Alta y el Parque Nacional a la Bandera hacia la zona de islas. Hoy, la comisión de Producción enviará una nota a la delegación local de Prefectura Naval para determinar si esos muelles están aptos para el ascenso y descenso de usuarios. Los ediles recabaron documentación en la que consta como única habilitación oficial la Estación Fluvial.

El tema se debatió ayer en el Palacio Vasallo. Surgió como complemento a la discusión sobre la situación del barco "Ciudad de Rosario", que pretende amarrar en la costanera central para reducir costos operativos y seguir navegando por las aguas del Paraná, trasladando turistas como hace más de 40 años.

Allí el presidente de la comisión de Producción, el edil radical Martín Rosúa, advirtió: "Revisando documentación que fuimos solicitando detectamos que el único espacio habilitado por Prefectura para ascenso y descenso de pasajeros es la Estación Fluvial".

En ese marco, el concejal de la UCR resolvió enviar hoy una nota a la autoridad náutica para que confirme esos indicios. "Si no se agregan lugares autorizados, tal vez tengamos que revocar algunos permisos precarios", indicó.

En concreto, mencionó dos espacios: "Por un lado Costa Alta (en el extremo norte de la costanera) y en el Parque Nacional a la Bandera, desde donde salen y llegan pasajeros que viajan a bordo del barco Ciudad de Rosario".

Para Rosúa, "lo que está en juego es la seguridad de los pasajeros de tomar un servicio con los requisitos técnicos que establece Prefectura, sobre los cuales el municipio no puede pasar por arriba".

Según el edil, "lo que responda Prefectura será clave para después tomar una decisión desde la competencia del municipio respecto a los usos urbanísticos".

En ese sentido detectó que el Palacio Vasallo otorgó en los años 2005 y 2009 permisos de amarre para el barco Ciudad de Rosario en el Parque Nacional a la Bandera. "Cuando en principio la legislación establece que sólo está habilitada la zona de La Fluvial", agregó.

Ese tema fue el que acaparó el debate ayer en la comisión de Producción. Acudieron representantes de La Fluvial, del Ente Administrador Puerto Rosario (Enapro), además de los dueños del barco, que advirtieron sobre la posibilidad de dejar de prestar el servicio sino logran bajar los costos operativos.

Ante el reclamo del propietario del "Ciudad de Rosario" de obtener un muelle de amarra en la Fluvial, Pedro Manno, gerente operativo del Ente aclaró: "El espacio fue cedido por la Nación a la provincia, que lo licitó y otorgó la concesión a un privado. Dentro del plazo de concesión, la vuelta del barco a La Fluvial es algo que se debe arreglar entre privados".

Rosúa manifestó la intención de interceder para que el barco reutilice La Fluvial y no violar disposiciones de Prefectura. "El Concejo no puede habilitar lugares de amarre sobre espacios de jurisdicción del Enapro que fueron concesionados a un privado", aseveró.

Desde el PRO, el concejal Alejandro Roselló (PRO) propuso "el espacio de la comisión para la negociación. Queremos la continuidad de las operaciones del barco".

Sebastián Chale (UCR) apuntó que el barco no es un servicio público, pero por ser un emblema de la ciudad se apuesta a su continuidad de funcionamiento.

Ahora la comisión ofrecerá su espacio para mediar y acercar a los representantes de la Estación Fluvial y el barco "Ciudad de Rosario" con el objetivo de lograr un acuerdo entre privados.

Gestiones por el Hard Rock local

Los ediles de la comisión de Planeamiento del Concejo tienen previsto recibir hoy a los empresarios interesados en abrir el Hard Rock Café en la esquina de Oroño y Rivadavia. Por ahora el cuerpo no aprobó el proyecto arquitectónico y exigió a los privados una serie de modificaciones a la iniciativa original, en particular sobre la terraza proyectada en el tercer piso, para mitigar los ruidos a los vecinos. Ya se definió que no habrá una guitarra gigante en la puerta del local y se estimó que se crearán unos 85 puestos de trabajo directos, y otros 150 de manera indirecta mediante una inversión global de más de dos millones de dólares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS