La ciudad

El cementerio La Piedad volvió a sufrir actos de vandalismo

Rompieron tres nichos y tres panteones familiares. A pesar de que hay vigilancia, manifestaron que el predio es difícil de controlar

Sábado 19 de Enero de 2019

El cementerio La Piedad volvió a sufrir actos de vandalismo en diversas estructuras del terreno ubicado en 27 de Febrero y Provincias Unidas. Según enumeraron desde el área encargada de las necrópolis municipales, rompieron tres nichos y tres panteones familiares en una práctica que es difícil de controlar por la gran extensión del territorio.

El subdirector de Cementerios de la Municipalidad, Marcelo Alonzo, consideró "menores" a las roturas, pero se quejó de las consecuencias de estos actos que también afectan el mobiliario urbano de la ciudad.

"Somos parte damnificada del proceso social que estamos pasando. Se dañan bancos, juegos y, cada tanto, el cementerio también es blanco de ataques", aseveró en declaraciones a La Ocho.

Tras ello, el funcionario municipal detalló: "Fueron tres nichos y tres panteones familiares. Por el tipo de rotura, consideramos que es vandalismo, porque los daños son a la altura de las primeras filas de abajo de todo".

"La primera fila y la segunda son las más vulnerables a los ataques. En la primera, porque pasan y patean las placas y las rompen; en la segunda, que está a la altura de la mano, con la misma mano o con un palo arrancan cosas o les pegan a distintos elementos", añadió Alonzo.

Justamente, el funcionario describió que estos casos de vandalismo fueron "en las primeras filas de las urnas y, a la altura de la mano, en los vidrios de los panteones" . Además indicó que ocurrieron "de martes para miércoles".

Consultado sobre las opciones que tiene La Piedad para hacer frente a estos actos, Alonzo dijo: "Tenemos guardias fijas de una empresa privada en los ingresos del cementerio y tres policías durante el día y dos durante la noche, que hacen rondas".

Sin embargo, también destacó las proporciones del cementerio y la complicación para tener todo el terreno cubierto: "El predio es muy grande y muy difícil de controlar por lo intrincada que es la estructura".

"Se pueden meter en los panteones familiares fácilmente y, prácticamente, desaparecer. Es un laberinto", expresó Alonzo, en referencia a las 24 hectáreas que abarca el cementerio, donde hay contenidas más de 40 mil sepulturas.

Por su parte, el subdirector del área afirmó que el personal a cargo en los cementerios "está advertido ante ruidos extraños o movimiento de gente que porta algún bolso, o lo que sea sospechoso. En esos casos, se debe informar la situación".

Respecto a si es una práctica que se repite, manifestó que "hace dos años que es estable" y que no hay números concretos ya que no se hace un seguimiento especial de estas circunstancias.

"No tenemos una estadística certera. Nos vamos guiando por las denuncias que los contribuyentes hacen", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});