La ciudad

"El caso de Milani inaugura un plan persecutorio"

El abogado Gustavo Feldman fue defensor del ex jefe del Ejército y plasmó sus argumentos en un libro.

Viernes 18 de Octubre de 2019

A poco de haber sido absuelto en La Rioja por el secuestro y tortura de Pedro Olivera y su hijo, Ramón, el ex jefe del Ejército, César Milani, enfrenta por estos días su segundo juicio oral y público, esta vez en Tucumán y acusado de encubrimiento y falsedad ideológica en la desaparición del soldado Alberto Ledo, uno de los 127 conscriptos desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar. "Así como sucedió en La Rioja, me parece inconcebible una condena", afirmó el abogado rosarino Gustavo Feldman, quien fuera defensor de Milani y el autor de "Castigo sin crimen". El libro, lanzado la semana pasada y escrito con el convencimiento de la inocencia del ex responsable del Ejército durante la gestión kirchnerista, marca no sólo las particularidades de cada una de las causas, sino que además su autor está convencido de que "junto al caso de Milagro Sala (en Jujuy), inaugura un plan persecutorio" que pone "a la Justicia y sobre todo a la Justicia Federal en su peor momento desde 1810".

—El libro sale a poco de haberse conocido los fundamentos de la absolución de Milani en La Rioja, en septiembre, por el caso Olivera y en el marco del inicio del juicio en Tucumán.

—Los fundamentos del Tribunal tienen un 90 por ciento de coincidencias con lo que propongo en el libro. Se llama "Castigo sin crimen" porque el castigo fueron los 2 años y 7 meses de prisión injustificada que pasó. Aun cuando existieran méritos para enjuiciarlo, la detención era injustificada.

—¿Cómo llega a ser su abogado defensor?

—A través de un colega de Buenos Aires. Milani me contacta, charlamos sobre la posibilidad de su defensa, lo interrogué y viajé a ambas provincias a ver los expedientes. Allí concluí que era inocente. Y lo dije hace tres años explicando que tomaba la defensa ante la convicción de su inocencia, aunque lamentablemente hubo que llegar al juicio oral.

—Más allá de la defensa, ¿por qué aparece la decisión de escribir un libro?

—Porque creo que el caso Milani, junto con el de Milagro Sala, inaugura una etapa en la Argentina ya no del uso de la Justicia con fines políticos, algo que viene de mayo de 1810, sino que va más allá. Con el régimen actual, hay un cambio de paradigma y se convierte a los adversarios políticos en enemigos. Hay una serie de medidas, un plan de persecución que se inaugura con estos casos, y al que le siguió la prisionización de las denominadas causas de corrupción. El libro explica que en la dictadura hubo 127 conscriptos desaparecidos, como Ledo. La hipótesis que planteamos desde la defensa es que a Ledo lo secuestró Inteligencia del Ejército, y aportamos media docena de casos con una mecánica común. De los 127 casos, en 55 se labró un acta de deserción ante la desaparición y eso lo hicieron un suboficial y un subteniente. De esos 55 subtenientes, sólo hay uno imputado que es Milani, y el resto ni siquiera fue citado como testigos.

—¿Por qué deja la defensa?

—Por compromisos personales y profesionales. Fue en acuerdo con el cliente, y reafirmando el compromiso de terminar este libro, porque tampoco era ético estar editando un libro y seguir adelante con su defensa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario