La ciudad

El buque más grande de Greenpeace anclará en el muelle de La Fluvial

El rompehielos Esperanza participa de una campaña para denunciar la emergencia forestal de la Argentina. Podrá recorrerse desde el 11 de enero con visitas guiadas.

Lunes 28 de Diciembre de 2015

El rompehielos "Esperanza", el más grande de los tres barcos de Greenpeace llegará a la Estación Fluvial el próximo 11 de enero en el marco de una campaña de bosques que la organización realizará en los puertos de Mar del Plata, Rosario y Buenos Aires.

La visita a los puertos locales, tiene como objetivo denunciar la emergencia forestal de la Argentina. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indica que el país está entre los 10 más destructores de bosques en el mundo. Además Greenpeace viene denunciando que no se cumple con la ley de bosques, de 2007 y que las asignaciones presupuestarias para proteger los ecosistemas son cada año más escasas.

"Queremos involucrar a las personas para adviertan la gravedad de lo que sucede con los bosques y las propuestas que desde Greenpeace hacemos para la búsqueda de soluciones", señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace Argentina.

Un barco con historia.Hay varias razones para conocer el Esperanza. Su tripulación está formada por activistas de diez nacionalidades diferentes. El buque está al mando del argentino Daniel Rizotti, activista de Greenpeace desde hace 20 años, condenado en 2005 por protestar contra la guerra en Irak.

El buque se desempeñó en campañas contra la caza de ballenas persiguiendo pesqueros. Y, en los últimos meses, estuvo también en Chile vinculado a una iniciativa de protección de glaciares.

Quienes a partir del 11 de enero se acerquen a la nave anclada en la Estación Fluvial podrán disfrutar de dos días de visitas guiadas, muestras de fotos, videos y material informativo sobre la organización verde.

La campaña. "Los bosques y selvas, además de concentrar biodiversidad, juegan un papel fundamental en la regulación climática, el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua y la conservación de los suelos. Son nuestra esponja natural y paraguas protector. Cuando perdemos bosques nos volvemos más vulnerables ante las intensas lluvias y corremos serios riesgos de inundaciones", advirtió el coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace Argentina.

Y recordó que, según datos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, desde la sanción de la ley de bosques hasta fines de 2014 se deforestaron en el país más de 2 millones de hectáreas, de las cuales 620 mil hectáreas eran bosques protegidos. En ese mismo período, la provincia de Entre Ríos perdió más de 85.000 hectáreas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS