La ciudad

El auto en el que murieron dos jóvenes chocó a unos 100 Km/h

En ese dato coincidieron la pericia oficial y la de la querella en el marco del juicio donde se juzga a un conductor que mató a sus dos amigos.

Viernes 10 de Abril de 2015

Una cámara de videovigilancia ubicada en la esquina de Provincias Unidas y Pellegrini permitió determinar que el auto en el que viajaban como acompañantes dos jóvenes de 18 años que murieron tras impactar contra un camión en febrero de 2014, iba entre 94 y casi 100 kilómetros por hora. El conductor del vehículo, juzgado por doble homicidio culposo en un juicio oral y público, recorrió los últimos 62 metros antes del violento impacto en apenas 2,25 segundos, según una pericia de la querella que es casi concordante con la oficial. “La velocidad es el factor preponderante, es la clave del siniestro. Es una velocidad exagerada para ese punto de la ciudad. Si chocaban de frente no quedaba ninguno vivo, incluso con los airbags”, aportaron los peritos.
  En la cuarta jornada del juicio oral donde se ventila la conducta penal de Federico Gómez, de 19 años, acusado en libertad del doble homicidio culposo de Emiliano Cáceres y Facundo Aguirre, que iban como acompañantes en el Fiat Uno que él conducía, quedó demostrado que viajaba a una velocidad excesiva en una zona donde el límite permitido es de 60 kilómetros por hora.
  A través de los resultados de las pericias aportadas ayer por dos profesionales, uno oficial y otro por la querella, se pudo reconstruir la mecánica del siniestro ocurrido el 22 de febrero de 2014, a las 6.08 de la mañana. Ese día Gómez conducía —alcoholizado según la acusación fiscal— el auto en el que también iban Emiliano, Facundo y otros dos amigos.
  Los jóvenes regresaban de una fiesta en Funes e ingresaron a la ciudad por avenida Pellegrini en dirección al Este. Luego de trasponer Provincias Unidas por el carril central de Pellegrini y hacer una leve maniobra, el auto dio medio trompo e impactó de lleno con el baúl contra la culata de un camión estacionado en la vereda sur de la avenida, después de calle Perú.

6.08, la hora trágica. El policía Fernando López, perito oficial del accidente, describió la mecánica del siniestro a solicitud de los fiscales Walter Jurado y Mariana Prunotto. “Nunca conté con un video tan gráfico”, destacó el profesional. Y ante el juez José Luis Suárez y frente al público utilizó una pizarra para graficar el siniestro.
  Dibujó las calles y explicó que cuando el Fiat Uno cruzó Provincias Unidas a toda velocidad se adelantó a un camión de una empresa láctea que circulaba por el carril rápido. La grabación de la cámara demostró el veloz paso del auto, que se registra a las 6.08 horas y 19 segundos.
  Con ese parámetro visual y dos puntos líneas de referencia (utilizó columnas de alumbrado público ubicadas sobre Pellegrini a 25,8 metros de distancia), determinó la velocidad del rodado. Y concluyó que el auto hizo ese recorrido previo a embestir al camión en tan sólo un segundo, a 92.88 kilómetros por hora.
  “La velocidad es el factor preponderante, es la clave del siniestro”. La defensa, encabezada por Jorge Bedouret, lo indagó acerca de los obstáculos, si el camión actuó como freno del auto y qué pudo haber pasado si no estaba estacionado allí. “Podría haber tumbado, chocado otro vehículo, cualquier cosa, o nada, eso no se puede saber”, respondió el perito.
  Casi a la misma conclusión, aunque con diferencia en la toma de parámetros para hacer los cálculos, arribó el perito de la querella, Eduardo Kalusy, un ingeniero mecánico de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). El profesional exhibió su trabajo en un pantalla de la sala.
  A diferencia de la pericia oficial, tomó un tramo más largo para calcular la velocidad. “Tomamos el mismo punto 1 de referencia, pero el segundo lo pusimos en la parte trasera del camión embestido. Ello arrojó un tramo a medir de 61,90 metros, que el auto recorrió en 2,25 segundos a una velocidad media de 99 kilómetros por hora”, indicó Kalusy.
  “Es una velocidad exagerada para ese punto de la ciudad. Si chocaban de frente no quedaba ninguno vivo, incluso con los airbags”, dijo el profesional. Y coincidió con la pericia oficial respecto a una depresión en el pavimento que esgrime la defensa como factor desestabilizante del auto. “No debería influir en desestabilizarlo, tendría que ir a una velocidad muy alta”, dijo.

El testimonio del camionero. Ayer también aportó su testimonio el dueño del camión embestido, que estaba estacionado en un lugar no permitido y en franca violación a las normas de tránsito “Llegué de viaje de Buenos Aires a la madrugada, dejé el camión estacionado en Pellegrini y Perú y me fui a mi casa a bañar, porque más tarde tenía que ir a descargar. De repente me avisaron que dos chicos habían chocado contra el camión. Me comuniqué con mi encargado y fuimos juntos al lugar”, recordó.
  Tras una pregunta de la fiscalía, el hombre, que dejó el camión y ahora es taxista, aclaró que había trasladado “fierros” a Buenos Aires y que regresó “cargado con gaseosas” que debía llevar a un depósito alejado de ese lugar.
  Respecto a por qué dejó estacionado el vehículo allí —vivía a 20 cuadras— dijo que por seguridad, “sino te roban todo”.
  Hasta el momento desfilaron 25 testigos en el primer juicio oral y público de un homicidio culposo por un accidente vial, casi todos de la fiscalía.
     Hoy seguirá el debate con la presentación de los testigos de la querella, mientras que los alegatos de cierre están previstos para el viernes 17 de abril.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario