La ciudad

"El autismo no es una forma de ser. Tiene una base biológica y puede ser tratado"

Lo afirma el doctor Nicolás Loyácono, médico, director de posgrado de la UBA, quien el sábado disertará en Rosario junto un equipo multidisciplinario de profesionales que propone un enfoque novedoso e integrador.

Jueves 17 de Octubre de 2019

Habitualmente los trastornos del espectro autista (TEA) se abordan con terapias que hacen foco en la conducta del paciente y en sus vínculos. También, y cada vez más, en los aspectos genéticos. Sin embargo, para Nicolás Loyácono, médico, director de posgrado de la UBA y un numeroso equipo de profesionales que proponen otro esquema terapéutico, esos modelos "habituales" que intentan mejorar o revertir los síntomas del autismo no son suficientes, incluso, entiende que muchos de ellos son modos de abordaje equivocados que retrasan o anulan la posibilidad de mejoría.

En una charla con La Capital, antes de su llegada a Rosario _donde el sábado disertará en el Simposio Interdisciplinario de Autismo (Del arte de lo posible a la investigación puesta en práctica)_ Loyácono dijo que "el autismo no es una expresión de genes ni una condición ni una forma de ser, contamos con pruebas contundentes de que existe un grado de inflamación cerebral en personas con este diagnóstico. Ese trastorno inflamatorio cerebral es lo que debe tratarse de inmediato. Los padres, lo familiares, van a escuchar repetidas veces que no hay nada que buscar en el cerebro, pero es mentira".

adoctor.jpg
El doctor Nicolás Loyacono,
El doctor Nicolás Loyacono,

Loyácono plantea que es necesario modificar de manera urgente las miradas que "perdieron vigencia y que no logran resultados satisfactorios". Y agrega: "Un chico o chica con autismo que es tratado a través del juego, por ejemplo, no va a mejorar porque lo que tiene es un problema biológico multisistémico con manifestaciones neurológicas primarias".

>> Leer más: Media sanción para que Santa Fe adhiera a la ley de autismo

Enfocarse en la inflamación cerebral, dice el médico, es el primer gran paso. "Sabemos que no es simple comprender esto, pero la evidencia con la que contamos es importante. En nuestro equipo hemos tratado cientos de chicos y todos han logrado mejorar, y algunos en muy pocos días lograron conectarse, mejorar el lenguaje, la comunicación, la sociabilidad. Tenemos como objetivo reducir la inflamación y lo hacemos por diversos caminos, uno de ellos es cambiando la alimentación, ofreciendo probióticos que modifiquen la flora intestinal, porque hoy se sabe perfectamente que cerebro e intestino están sumamente conectados y que modificando las condiciones de la microbiota se logran cambios en el comportamiento. Les aseguro que la medicina del futuro pasa por acá", señala.

autismo.jpg

El médico entiende que el pediatra tiene en el tratamiento del autismo un rol principal, pero que en general su participación no es tenida en cuenta en los modelos habituales de abordaje.

"Es que las familias se han quedado con lo que durante mucho tiempo les ofrecieron, modelos centrados en lo genético; en la neurodiversidad que dice que el autismo es una condición de la persona, una forma de ser, y que lo que hay que hacer es aprender a convivir con lo que tocó o incluso en el modelo compasivo de la discapacidad, algo que en nuestro modo de abordarlo nos parece totalmente equivocado", enfatiza Loyácono.

>> Leer más: Pocos profesionales de la salud se ocupan del autismo

"Hay problemas médicos concomitantes al diagnóstico. Ahí apuntamos el tratamiento. Las personas con autismo tienen, por ejemplo, muchos más problemas intestinales que las personas que no tienen autismo. Hay alteraciones metabólicas, bioquímicas, desarreglos en la microbiota intestinal que siendo tratados uno por uno logran mejorías notables en estos chicos".

"Nos preocupa que se promuevan modelos de tratamiento que no ayudan, que promueven la medicalización como cuestión central"

Loyácono remarcó que en su equipo, que plantea una propuesta integradora en neurodesarrollo y TEA, no prescinden de los psicólogos o psiquiatras, pero que el rol crucial lo tiene el pediatra porque "hay problemas biológicos muy concretos que resolver para iniciar el camino de la mejoría".

"Realmente nos duele y nos preocupa que se sigan promoviendo modelos de tratamiento que no ayudan, que promueven la medicalización como cuestión central, que sólo ofrezcan terapias vinculadas a la conducta, o que busquen sólo aspectos genéticos sin que eso promueva ningún cambio en el paciente", dijo el médico.

Juanto a Marcelo Martínez, médico genetista, María Luz Sanz, nutricionista y la profesora Daiana Reyes, que trabaja en educación especial, los profesionales ofrecerán este sábado un seminario en Rosario, en el Cine Arteón, Sarmiento 778. Quienes deseen participar, deben ingresar a www.tgdmiradastea.com para la inscripción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS