La ciudad

El asado solidario de la parroquia Inmaculada Concepción fue un éxito

La cruzada sigue convocando cada vez más personas debido a la severa crisis económica.

Miércoles 25 de Diciembre de 2019

Cerca de 300 personas en situación de calle o quienes no tienen con quien pasar la Nochebuena disfrutaron de un asado organizado por un grupo de sacerdotes y monjas de barrios populares, Cáritas y laicos en el galpón de la parroquia Inmaculada Concepción, del barrio Pichincha. La cena contó con la participación del arzobismo de Rosario, Eduardo Martín, quien se sacó fotos con la mayoría.

Se trata de una propuesta abierta a la comunidad, que por la severa crisis económica y social que atraviesa el país, convoca cada vez más personas año tras año. "El año pasado se acercaron 200 personas; anoche calculamos para 250, pero tuvimos que armas tres mesas más porque éramos 280", destacó a La Capital el padre Gonzalo Carbone, quien junto a un grupo de diez sacerdotes viene organizando la cruzada año tras año.

En tal sentido, el sacerdote resaltó: "La verdad que estuvo bárbaro, y lo mejor de todo fue el espíritu con el que se vivió porque, pese a que muchos llegaban entonados, eso no opacó nada y vivimos una verdadera fiesta. La gente siempre colabora mucho con nosotros. Este año, gracias a Dios, nos trajeron cuatro lechones, cinco corderos, cuatro cajones de pollos, 100 kilos de carne y cuatro kilos de chorizos".

Pese a que muchos llegaban entonados, eso no opacó nada y vivimos una verdadera fiesta"

Carbone destacó que "estuvo muy bueno porque es una forma de que los curas de los barrios se junten a comer un asado con personas en situación de calle o que están solas, en un clima muy solidario". Entre los sacerdotes y monjas se encuentran Carlos Castricone, Nicolás Borelli, Javier Pusetto, Sebastián Amerisse, Walter Kury, Julio Boffelli, Jorge Alois, Daniel Siñeriz, Silvio Almaraz, hermanas cooperatrices y las monjas de Santiago Apostol y monseñor Martín.

Embed

"Esto lo hacemos con un grupo de sacerdotes para darle el significado verdadero que tiene la Navidad. Jesús nació en los corazones de los más pobres. Entonces, como nosotros no tenemos nuestras familias, decidimos pasarla con la gente de la calle, que son los más vulnerables en este momento", apuntó.

La jornada comenzó temprano con una misa optativa, mientras en el fondo de la parroquia se asaba todo tipo de carnes: lechones, corderos, carne y chorizos, todo donado por la gente. "La verdad es que los rosarinos siempre responden de una manera increíble", apuntó Carbone.

Sin embargo, a la hora de tirar la carne a la parrilla, los curas se inclinaron por un especialista. "Antes nos turnábamos los curas para hacer el asado, pero desde hace tres años se sumó un reconocido cocinero solidario, Diego Gauna, que es especialista en asar a la estaca y nos ayuda a cocinar todo lo que tenemos", comentó.

martín.jpg
Monseñor Martín estuvo en el asado solidario.
Monseñor Martín estuvo en el asado solidario.

Por lo general, el asado se acompaña con agua, soda o gaseoas, sin bebidas alcohólicas, pero a última hora apareció una donación de cajas de sidra para brindar después de la cena.

Esta cena es abierta para todas las personas en situación de calle, o que están solas en Navidad. "Nosotros invitamos a todos. Antes lo hacíamos en la sede de Cáritas pero nos quedó chico. Por eso el padre Pratti nos facilita el galpón de la Parroquia Inmaculada, y servimos el asado los sacerdotes y voluntarios", señaló Carbone.

curas.jpg
Los participantes posaron para la foto grupal.
Los participantes posaron para la foto grupal.

"En estas cenas de Navidad, nunca tuvimos un problema, de ningún tipo. La respuesta es maravillosa, por eso en cada ocasión se suma más gente. Además, Navidad es una fecha especial, cargada de emociones, y en los últimos años se está sumando gente sola, no en situación de calle, pero que tiene ganas de compartir una cena", puntualizó el sacerdote.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario