La ciudad

El Arzobispado interviene ante el reclamo de los alumnos del Colegio San Antonio

Designó a dos abogados que ya trabajan en la escuela para saber sobre las denuncias de maltratos y persecución a estudiantes y docentes, de parte de algunas autoridades y el párroco.

Jueves 18 de Junio de 2015

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, interviene en la situación del Colegio San Antonio, de Maipú 3356. Designó a dos abogados que ya están trabajando en la escuela primaria y secundaria para conocer sobre las irregularidades denunciadas por el centro de estudiantes, y a través de notas que enviaron los docentes. También desde la Junta Arquidiocesana de Educación Católica (Jaec) precisaron que ya hubo reuniones con los alumnos y directivos. Las demandas pasan por el maltrato, falta de diálogo y persecución a los docentes y alumnos que cuestionan.
 
A través de un breve comunicado de prensa del Arzobispado de Rosario, y “en relación con la situación planteada en el colegio San Antonio”, informan que “el Sr. Arzobispo (Eduardo Martín) se ha reunido personalmente con miembros de la comunidad educativa y continuará haciéndolo en los próximos días, y ha decidido tomar intervención directa en el conflicto encomendando para ello a profesionales invistiéndolos de las facultades necesarias para que se hagan presente en el establecimiento a fin de contribuir a su solución”.
 
Por su parte, el presidente de la Jaec, Walter Van Meegroot, precisó a La Capital, que las personas designadas por el arzobispo son “dos abogados de la Jaec que ya están trabajando en la escuela, uno en la primaria y otro en la secundaria”. Aseguró que ya se han reunido con el centro de estudiantes y directivos.
 
Esa intervención también alcanzará al párroco de la iglesia San Antonio, Angel Di Benedetto, denunciado por “superposición de funciones y roles”, pero sobre todo de infundir temor en la vida institucional de la escuela, tomando atribuciones que no les son propias.
 
El sábado pasado, los estudiantes secundarios de la San Antonio se movilizaron hasta la puerta de la parroquia de San Martín al 3300 y le entregaron un documento donde le piden recuperar la escuela inclusiva que habían conocido, además de hacerle saber una serie de maltratos, y que en la escuela —como consecuencia de ese comportamiento persecutorio— se habían instalados cámaras de seguridad o debían escuchar que personal de la misma reivindique a la dictadura cívico militar en los actos escolares.
 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS