La ciudad

El amor, ese sentimiento que puede cambiarlo todo

Carta de una de las hijas de Hernán Ferruchi | En el entorno más cercano de los cinco egresados del Politécnico que fallecieron por un ataque terrorista hace un año en Nueva York, y ante tanta pena, se multiplican las expresiones de amor. Frente al horror, se atreven a invitar a la misericordia y al replanteo. Pese a todo, vuelven a abrir sus corazones. Así lo demuestra la emotiva carta que escribió Lina Ferruchi, de sólo 16 años, en memoria de su papá Hernán y dedicada a todos sus amigos, los que se fueron y los que se quedaron. El texto será leído en el acto que se realizará hoy, en el salón de actos de la Facultad de Ingeniería (UNR). Una inspiradora lección de entereza y madurez para enfrentar el dolor más grande

Miércoles 31 de Octubre de 2018

Pienso en el terrorismo y me hierve la sangre. Y sí, siento odio, o algo parecido al odio. Mi mente nublada. Pero me detengo a pensar ¿El terrorismo no se basa en el odio? A otra escala, ¿no estaré atentando contra mi misma, contra mi mente?

Sigo pensando y me pregunto ¿qué es el terrorismo, verdaderamente? La palabra se divide en terror (un miedo muy grande) y en el sufijo "ismo", que significa creencia o difusión de pensamiento. ¿El terrorismo busca provocar miedo en base a un credo? No parece algo demasiado coherente ¿no?

Lo que sucedió en mi familia es algo impensable, nadie cree que le tocará vivir algo así.

Jamás lo pensé y me tocó. Le tocó a mi papá y a sus amigos de toda la vida. El ya no está para contarlo por eso lo hago yo, desde mi mirada, desde mis vivencias.

El 31 de octubre del año pasado fue un día como cualquier otro para mí. La diferencia fue que hacía tres días que en mi casa sólo estábamos mi mamá, mi hermana y yo. Mi papá estaba de viaje en Nueva York.

A las 9 de la noche, vimos en el noticiero que había ocurrido un atentado en esa ciudad. Que había víctimas argentinas. Y nos preocupamos.

Cuando logramos comunicarnos nos confirmaron que sí, que eran ellos, mi papá y sus amigos.

Mi mamá hizo llamados tratando de saber cómo estaba él, porque nos decían que no lo encontraban.

Hasta que llegó la noticia que jamás hubiéramos deseado escuchar. Estaba muerto.

Me cayó un peso enorme sobre los hombros. Sentí que no podía ser cierto, que era una equivocación. No lo podía creer. No quería creerlo.

Sé que esto mismo sintieron tantas otras personas, familiares y allegados de víctimas de atentados. Desde entonces, pienso cómo se puede evitar el terrorismo, cómo terminar con eso.

Muchos creen que matando y causando dolor a los responsables habrá justicia, pero en ese caso ¿no estaríamos haciendo lo mismo que ellos? Odio más odio se vuelve un círculo vicioso.

Así que mi respuesta a mi propia pregunta es: "amor".

Ese sentimiento que a veces parece pequeño, pero que es capaz de cambiarlo todo.

A la memoria de mi papá Hernán y todos sus amigos.

Por los sobrevivientes,

y por las víctimas de atentados terroristas en todo el mundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});