La ciudad

El aislamiento disparó los casos de ciberacoso infantil: ya superan los del año pasado

En lo que va de 2020 ya ingresaron 739 denuncias en la provincia, 208 son del Gran Rosario y 108 de Rosario.

Martes 06 de Octubre de 2020

La Fiscalía Regional precisó que en lo que va del año hubo más casos de ciberacoso que los registrados el año pasado. Rosario es donde ingresaron más denuncias. El fenómeno, impulsado por el aislamiento obligado por la pandemia, fue dado a conocer por el Ministerio Público de la Acusación en la reunión de la comisión de Derechos Humanos del Concejo Municipal, en la que se debatió la cuestión junto a organizaciones que trabajan la temática.

La fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales, Nora Marull, informó que en Rosario se concentran las denuncias en Santa Fe. Son reportadas a través del sistema National Center of Missing and Exploited Children (NCMEC). En 2019 se remitieron a la provincia 539 reportes, de los cuales unos 220 corresponden al Gran Rosario. En lo que va de 2020 ya ingresaron 739 en la provincia, 208 son del Gran Rosario y 108 de Rosario.

"El año pasado hubo 539 reportes y hasta hace pocos días teníamos 737", confirmó Marull, en declaraciones a "El primero de la mañana", de LT8, y agregó: "El año pasado hubo 49 casos de grooming reportados por denuncias, mientras que en lo que va de éste tenemos 37 casos. En grooming no hubo un gran aumento, pero sí en pornografía en general".

Marull, recordó que este año "tuvo lugar el juicio más grande por grooming del país, lo llevó adelante la doctora Alejandra Raigal y terminó con una condena de 20 años de prisión para el culpable de cometerlo contra 20 niñas, dos de las cuales surgieron abuso sexual con acceso carnal".

>>Leer más: "La ESI en la escuela es clave para prevenir casos de grooming"

"Esto está relacionado a la cantidad de horas que los y las jóvenes se encuentran en línea en esta situación de aislamiento. Los datos son concluyentes: en 2019 se remitieron 539 casos, y en lo que va del 2020, ya se remitieron 737 casos en toda la provincia. En el Gran Rosario, este año ya llevan 208 reportes, cuando en todo el 2019 totalizaron los 220, lo que muestra el aumento generalizado de estos delitos", señaló la concejala Susana Rueda, presidenta de la comisión.

Del total de casos pertenecientes a delitos cibernéticos, el 80 por ciento pertenece a casos por pornografía infantil. Respecto a los delitos de grooming específicamente, hay 37 casos en lo que va de este año solamente en la fiscalía especializada en ciberdelitos de la ciudad de Rosario.

Las organizaciones presentes remarcaron la inminente aprobación de la Ley Micaela, que obtuvo media sanción el mes pasado en el Congreso Nacional y apunta a establecer una campaña de sensibilización con respecto a este problema. La iniciativa es dedicada a la menor de Bahía Blanca asesinada en el 2016 después de haber sido engañada en la red.

Del encuentro participaron integrantes del Ministerio Público de la Acusación (MPA), de la fiscalía especializada en delitos sexuales, integrantes de las organizaciones Mamá en Línea y de la ONG "Si nos reímos, nos reímos todos".

>>Leer más: Por grooming y abuso sexual condenan a un hombre a 20 años de prisión

En Argentina el Grooming es un delito penal, descripto en la Ley 26.904 sancionada el 13 de noviembre de 2013, que se incorporó al Código penal el artículo 131 y establece: "Será penado con prisión de seis meses a cuatro años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma".

El mismo consta de crear numerosos perfiles falsos, en este caso desde una misma dirección de IP (Internet Protocol) que es un número que identifica de forma única a una interfaz en red de cualquier dispositivo conectado a ella. Se realiza el contacto con un o una menor, luego se genera el vínculo de confianza y se solicitan fotografías sexuales que luego serán utilizadas para realizar las amenazas y extorsiones con el fin de conseguir un encuentro sexual con la víctima.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario