La ciudad

El after La Tienda tuvo 127 inspecciones, pero sólo en dos se detectaron faltas

Polémica en la noche. Ante estos "curiosos" datos, el concejal Boasso presentó un proyecto de participación voluntaria de los ciudadanos durante los controles.

Miércoles 16 de Septiembre de 2015

El after La Tienda, donde el joven Gerardo Escobar fue visto por última vez, había sido inspeccionado en 127 oportunidades, aunque sólo en dos se detectó difusión musical y personas bailando. Los datos se desprenden de un informe enviado por la Municipalidad a pedido del Concejo Municipal.

Se trata del local que funcionaba en Tucumán al 1100 y que fue clausurado a partir de que estalló el caso del joven que apareció muerto luego de haber estado en el lugar. La situación instaló el debate sobre las irregularidades en las inspecciones mientras el boliche estuvo abierto.

La Tienda se encontraba habilitado bajo el rubro de bar, con expendio de bebidas con servicio de mesa, regulado por la ordenanza 1.732/64. Allí, desde el 18 de noviembre de 2013 hasta la actualidad se labraron 127 actas por parte de la Dirección de Inspección de Comercio, Industria y Servicios, de las que 124 fueron realizadas en horario nocturno.

Los datos aportados por el municipio fueron solicitados por el concejal radical Jorge Boasso, quien señaló: "Actualmente encontramos muchos bares que tergiversan el rubro convirtiendo el lugar en locales bailables. ¿Cómo se permite que esto suceda? Es curioso que locales habilitados como bares funcionen, a la vista de todos, como boliches. Se realizan inspecciones que lo corroboran y, sin embargo, sigan funcionando normalmente. ¿Connivencias?".

A raíz de las dudas que planteó y los números que recibió, el edil propuso impulsar su proyecto de participación voluntaria de ciudadanos en operativos a locales nocturnos, incorporándolo además a la ordenanza 7.218 de espectáculos públicos.

En referencia a los días y horarios en los que el lugar se encuentra abierto al público, cabe destacar que en función del rubro habilitado (bar), la norma no establece un horario obligatorio para su funcionamiento, "sin embargo las inspecciones fueron siempre de madrugada, como si se sospechara que en ese local se tergiversaba el rubro para el que fue habilitado", expresó Boasso y remarcó: "Vecinos del lugar aseguran que era vox populi que funcionaba como boliche".

Por eso, Boasso insistió en que únicamente en dos oportunidades se detectó difusión musical y personas bailando, incluso una de las actas refiere a que personal del staff presionó un botón de la entrada para que cesara la música.

Además, en cuanto a las inspecciones realizadas por la Guardia Urbana Municipal (GUM), de ocho controles por denuncias de vecinos, en cinco oportunidades se detectaron irregularidades.

Así, en dos casos se detectó falta de la faja de clausura y en otros tres se comprobó la existencia de personas bailando e ingresando al bar con las mismas modalidades del rubro confitería bailable. "Iban pasando por boletería y con presencia de personal policial y de seguridad privada", sostuvo el concejal antes de marcar que incluso en una de las actas el personal de la GUM detalló: "Nos quedamos visualizando todo el movimiento y comportamiento del mencionado bar. Continúan con la actividad ya pasadas las 6.30".

Con todo, el referente del Palacio Vasallo impulsa la creación del "Control popular en locales nocturnos", que consiste en promover la participación voluntaria de ciudadanos y ONGs como "testigos" de las actuaciones de los funcionarios e inspectores municipales en establecimientos de espectáculos públicos.

"La medida busca brindar transparencias a las acciones realizadas por las reparticiones de la administración pública y, en casos como éste, permiten actuar como testigos. Este tipo de acciones ya se realizan en la ciudad, con experiencias positivas, en controles vehiculares de tránsito", explicó el edil radical.

Para finalizar, Boasso destacó: "Actualmente en La Plata existen patrullas nocturnas de ciudadanos interesados en acompañar a los operativos que realiza la Subsecretaría de Control Urbano de esa ciudad".

Escobar fue visto por última vez con vida en La Tienda la madrugada del 14 de agosto. Por el homicidio del joven, que apareció ahogado en el río Paraná, cinco agentes que se desempeñaban como custodia del clausurado local de Tucumán 1100 están imputados y detenidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS