La ciudad

El acto por el Día de la Bandera tuvo una muy pobre convocatoria

La escasísima participación de los rosarinos fue la nota más llamativa del acto conmemorativo del Día de la Bandera se desarrolló en el Monumento y que tampoco contó como la presencia de las máximas autoridades nacionales, ya que ayer se confirmó que la presidenta Cristina Fernández no vendría a Rosario. El acto concluyó tras el desfile cívico militar y el paso de la bandera más larga del mundo. Varios funcionarios ayudaron a portarla, entre ellos el propio gobernador Binner y el intendente Lifschitz.

Viernes 20 de Junio de 2008

La escasísima participación de los rosarinos fue la nota más llamativa del acto conmemorativo del Día de la Bandera se desarrolló en el Monumento y que tampoco contó como la presencia de las máximas autoridades nacionales, ya que ayer se confirmó que la presidenta Cristina Fernández no vendría a Rosario. El acto concluyó tras el desfile cívico militar y el paso de la bandera más larga del mundo. Varios funcionarios ayudaron a portarla, entre ellos el propio gobernador Binner y el intendente Lifschitz.

Luego de los discursos pertinentes se tomó juramento a la enseña patria y a continuación dio comienzo el desfile cívico militar que tuvo su punto más emotivo cuando la bandera más larga del mundo, una creación del periodista rosarino Julio Vacaflor, hizo su paso frente al palco oficial.

Pese a que no muchos rosarinos se acercaron en esta oportunidad al acto, fueron muchos los que quisiron portar por algunos metros la bandera. Y no faltaron autoridades que acompañaron un tramo el recorrido del paño celeste y blanzo, entre ellos el propio gobernador Hermes Binner y el intendente Miguel Lifschitz.

Como ya es habitual, otra ovación fue para los veteranos de la guerra de Malvinas.

Quienes expresaron sus quejas fueron los vendedores ambulantes, quienes esperaban realizar una buena venta de banderas y golosinas y se fueron con los bolsillos casi vacíos. Uno de ellos expresó: "Hace veinte años que vengo al Monumento y nunca vi nada así", refiriéndose a la falta de público.

El acto fue presidido desde minutos después de las 10 por el gobernador Hermes Binner y el intendente Miguel Lifschitz y otras altas autoridades provinciales, municipales, eclesiásticas y militares. Ante la ausencia de la presidenta Cristina Fernández de Kircher -participó de un acto en la ciudad de Quilmes- la única autoridad nacional presente en el palco fue la ministra de Salud Graciela Ocaña, quien arribó al aeropuerto de Fisherton minutos antes de las 10.

Más allá de la ausencia de la presidenta, tampoco se hicieron presentes en el acto el senador nacional Carlos Reutemann y el jefe de la bancada de diputados justicialistas Agustín Rossi.

Una jornada muy fría y destemplada enmarcó los actos del Día de la Bandera. Desde hora temprana ya se notaba en las adyacencias del Monumento una gran cantidad de los 3.000 efectivos que controlarán la seguridad en la zona..

A las 8.15 en punto se procedió a izar la bandera nacional en el mastil ubicado frente al Monumento y ya se ubicaban en la zona integrantes de algunas bandas militares y los primeros rosarinos que desafían la fría jornada. Sin embargo, a la hora del comienzo del acto eran pocos los ciudadanos que se habían sumado a la convocatoria, situación que no se modificó con el correr de las horas.

Por la tarde, desde las 15, se desarrollará en el predio de la ex Sociedad Rural, en el parque Independencia, un festival artístico y tradicionalista con la presencia de artistas y la realización de juegos y otras actividades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario