La ciudad

Ediles se resisten a pagar costos políticos por otro aumento del boleto

La intendenta Mónica Fein alertó sobre los números del transporte y el presidente del Concejo replicó con que "un nuevo incremento puede ser durísimo para la gente".

Miércoles 03 de Septiembre de 2014

Luego de que la intendenta Mónica Fein advirtiera ayer sobre el desfasaje entre el valor del viaje en ómnibus y los costos del transporte urbano de pasajeros de Rosario ("Es una luz roja", dijo), en el Concejo Municipal no existe predisposición a pagar las consecuencias políticas de un nuevo incremento del boleto. Hasta el propio presidente del cuerpo, el socialista Miguel Zamarini, sostuvo que "otro aumento puede ser durísimo para la gente".

La secretaria de Servicios Públicos municipal, Clara García, había anunciado el lunes pasado el envío al Palacio Vasallo del último estudio de costos del Ente de la Movilidad de Rosario (EMR), el cual señala que el valor del pasaje de colectivo ronda los 5,17 pesos. Asimismo, sostuvo que "es el Concejo el que tiene la facultad de determinar si corresponde un incremento" del boleto en base al estudio técnico que recibe cada dos meses.

Un día después, Fein alertó sobre el desfasaje y también depositó en el Vasallo la potestad de aumentar el pasaje. "No estamos proponiendo ninguna modificación, pero quiero decirles que el fin de semana pasado en la capital provincial el precio se fue a 5,30 pesos. Y en la mayoría de las ciudades está por arriba de los 5 pesos", explicó.

"No estamos enviando un pedido de aumento" a los concejales, insistió la jefa del Palacio de los Leones, aunque alertó que el estudio de costos "es una luz roja sobre el sistema de transporte" de pasajeros.

En ese sentido, Fein aseguró que hay un desfasaje de 9 millones de pesos entre lo que cuesta el servicio y lo que se abona por el mismo.

Rápidamente, Zamarini buscó descomprimir la situación. "Si bien es cierto que el Concejo tiene la facultad de determinar la tarifa del transporte de pasajeros, también es necesario saber cuál es la idea del Ejecutivo. No creo que el cuerpo aumente por aumentar sin buscar alternativas previamente", puntualizó.

Pese a reconocer la validez del estudio de costos, el socialista recordó que "siempre se intenta buscar alternativas para reforzar el fondo compensador del transporte y, de ese modo, evitar subas que impacten en el bolsillo del ciudadano". Y enfatizó: "Otro aumento puede ser durísimo para la gente".

En abril, el Concejo le dio luz verde a un incremento que fijó el boleto básico en 4,30 pesos y les abrió a los pasajeros la posibilidad de obtener bonificaciones a través de diferentes recargas de la tarjeta sin contacto.

Por lo pronto, Zamarini dejó en claro que el cuerpo se tomará su tiempo para analizar el tema. "Nunca esquivamos el debate pero, en el momento en que lo hagamos, nos sentaremos todos los bloques para buscar fondos genuinos que redunden en el menor incremento posible del boleto o, incluso, en la chance de no aumentar nada", agregó.

Según el concejal, la discusión en torno a la suba del pasaje de colectivo "no debe apurarse ya que afecta a los trabajadores y a las clases sociales más necesitadas".

Paralelamente, el titular de la comisión de Servicios Públicos del Concejo, Carlos Comi (CC-ARI), resaltó que "el aumento del boleto no es un tema de discusión en la agenda de la ciudad".

A su turno, Osvaldo Miatello (PJ), también integrante de la comisión y del directorio del EMR, consideró "extemporáneo reflotar y discutir un estudio de costos publicado hace más de un mes por el ente y sin mayores diferencias que el anterior".

Asimismo, recordó que los costos de los ómnibus vienen contemplando subsidios nacionales (que cubrieron el reciente aumento a los choferes) y un fondo compensador reforzado tras la última suba del boleto.

"El municipio debería poner el mismo énfasis en mejorar el servicio ya que, por ejemplo, hace un año que la concesionaria privada Rosario Bus no cumple con el sistema de trasbordos", remató Miatello. Sólo el preámbulo de una discusión que será intensa.

Taxi más caro

Desde hoy, viajar en taxi en Rosario cuesta 15 por ciento más. Es que comenzó a regir la suba aprobada el jueves pasado por el Concejo Municipal, que determinó una bajada de bandera de 11,66 pesos, con una ficha de 58 centavos cada cien metros, y de 13,30 pesos y 67 centavos, respectivamente, para el caso del servicio nocturno. Habrá otro aumento del 14 por ciento a partir del 1º de noviembre próximo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario