La ciudad

Edgardo Petrone será declarado hoy periodista distinguido de Rosario

Trabajó en La Capital hasta 1997, donde llegó a ser jefe de la sección Policiales. También se desempeñó como corresponsal de Crónica y de la agencia Télam, entre otros. El acto es a las 11.

Jueves 13 de Junio de 2013

"La verdad, no me lo esperaba, en cierta medida me sorprendió. No creo haber hecho cosas para recibir esta distinción. Pero bueno, no deja de ser un gran halago". Con el mismo bajo perfil con el que se lo podía ver en la vieja redacción de La Capital, Edgardo Petrone desanda las horas previas a ser declarado periodista distinguido de la ciudad por parte del Concejo Municipal, a través de una iniciativa de la radical Daniela León. La nominación fue avalada por numerosos colegas y por el Sindicato de Prensa Rosario (SPR). El acto se realizará, a las 11, en el Palacio Vasallo.

Petrone, paradójicamente, nació en Buenos Aires un Día del Periodista, el 7 de junio de 1931. Fue de los que se hicieron en la profesión sin escuela ni facultad. "Eso les falta a las generaciones de periodistas actuales, experiencia, el roce con la calle desde el vamos. Mi padre estaba en el oficio, pero no fue él quien me lo enseñó. Diría que fui un autodidacta. Siempre sentí que el periodismo se tenía que hacer con la verdad, siempre contando con el apoyo del medio donde uno se desempeña. Porque eso de independiente no es tal. Eso se logra, tal vez, teniendo una publicación propia", cuenta.

Conoció la redacción del diario Crítica fundado por Natalio Botana, pero sus primeros pasos los dio en Democracia, pasando también por El Correo de la Tarde y hasta tuvo su propio emprendimiento, un periódico que llamó El Sol. Promediaba la década del 50 y los viejos malos tiempos comenzaron a llegar. Fue cuando Petrone decidió probar suerte en Rosario.

"Mi padre estaba embarcado en un proyecto periodístico y me vine. Pero no funcionó y empecé a trabajar en la sección Información General de Democracia. Después lo hice durante seis meses en La Tribuna. Estaba Oscar Pezzelatto, quien terminó dándome una gran mano para ingresar a La Capital. Eso fue en 1978, el año del Mundial. Ingresé a la vieja sección Cables, donde trabajé con el catalán Ricart y permanecí como colaborador casi dos años. Después me efectivizaron. Seguí un poco más en Cables y de ahí me llevaron a Información General. Trabajé con el Bigote Acosta, Tito Chávez, el doctor Alberto Delfino Cano y Alberto Coscarelli, entre otros tantos compañeros, y habría miles de anécdotas para recordar", repasa. Revisando su currículum, también se destaca su paso como corresponsal de la agencia Télam durante más de 10 años.

Petrone evoca el tiempo en el que estuvo al frente de la sección Policiales. "Cubrí homicidios, robos, ataques y hasta suicidios. Pero una de las investigaciones que más me impactó fue la de la secta de los Niños Dios, que operaba en Rosario. Ese tema lo manejaba la jueza Liliana Puccio. Me empecé a mover y a investigar y se logró desbaratarla, aunque el líder pudo fugarse. Había gente de mucho poder involucrada. Hoy sería un escándalo nacional", enfatizó. También trabajó como corresponsal de Crónica cubriendo el fútbol del ascenso con Argentino y Central Córdoba.

Tampoco se olvida de las noches de cierres interminables, de las risas y el buen clima reinante, de los amigos que cosechó y de la gente que la profesión le permitió conocer. "Haber trabajado en La Capital fue otra gran experiencia en mi vida. Lo hice hasta 1997, cuando me jubilé. Creo haber hecho lo correcto, nada más. Que mi trayectoria quede para ser juzgada por los demás", concluye.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario