La ciudad

Dura crítica de la oposición a la falta de control en los after hours

Movida nocturna. El Frente para la Victoria insiste con una nueva regulación de la noche rosarina, y el PRO se mostró proclive a limitar esta actividad. Derivación por la muerte de Gerardo Escobar.

Martes 01 de Septiembre de 2015

La propuesta del oficialismo para regular la habilitación y el funcionamiento de los bares after hours volvió a despertar críticas a la capacidad del municipio para fiscalizar el funcionamiento de estos locales. "El problema que plantean estos comercios no tiene que ver con una falla normativa, sino básicamente con la actividad de control", sostuvo el referente del PRO, Rodrigo López Molina, convencido de que hay que establecer algún límite horario para las actividades de diversión nocturna. Desde el Frente para la Victoria insistieron en la necesidad de sancionar una nueva ordenanza para regular el funcionamiento de la noche rosarina.

La problemática relacionada con la actividad de algunos locales que se llenan después del horario de cierre de discos y boliches no es nueva. Sin embargo, volvió a actualizarla la clausura del bar La Tienda, el último lugar que habría visitado Gerardo Escobar antes de que se encuentre su cuerpo en el río. Por la muerte del empleado municipal quedó imputado ayer un custodio del boliche (ver sección Policiales).

El concejal Sebastián Chale (radical) presentó un proyecto para cercar este tipo de emprendimientos, que acumulan numerosas denuncias por ruidos molestos y por los incidentes que se desarrollan durante la salida del público. La iniciativa contempla que los bares que permanezcan abiertos las 24 horas deberán contar con un permiso especial y no podrán pasar música alta después de las 5.30. Tampoco permanecer a media luz ni correr las mesas para que sus asistentes bailen.

El funcionamiento de los after hour no está contemplado en las ordenanzas vigentes. Los locales están habilitados como bares, y si bien algunos fueron clausurados en varias ocasiones por tergiversación de rubro o difusión de música fuera del horario permitido, vuelven a abrir una vez cumplida la sanción.

"Hay que establecer algún límite para los after hours", planteó el presidente del bloque de concejales del PRO. Sin embargo, sostuvo, "no se trata de un problema normativo, sino de un problema de control".

Según advirtió, la propuesta de Chale "no plantea una prohibición especial para estos comercios sino una reglamentación luego de los horarios de cierre", sostuvo y remarcó que "la actividad nocturna no puede tener un final indefinido, porque lleva a numerosos problemas con los vecinos de estos locales. Los after son una modalidad permitida de facto por la Municipalidad, no por las ordenanzas".

Otro marco. El concejal del Frente para la Victoria, Roberto Sukerman, apuntó que la discusión sobre la situación de los after hour forma parte de un debate más amplio, relacionado con la norma que regula la habilitación de los locales nocturnos (Nº 7218).

"Es una ordenanza que tiene quince años y cuando fue sancionada en su momento ya había recibido fuertes críticas. Sin embargo, desde el municipio nunca hubo predisposición para elaborar un nuevo proyecto. Es una norma que tiene una gran aplicación práctica, por eso el Ejecutivo tiene que estar a la cabeza de la discusión", sostuvo.

Para Sukerman, "es imposible prohibir los locales after hours porque no están regulados. Son locales que están habilitados como bares con amenización musical y hay que controlar que funcionen así. Lo que pasa es que la Municipalidad ha dado muestras todos estos años de su incapacidad para controlar y también con la falta de propuestas para darle a las actividades nocturnas otro orden".

Desde el Partido del Progreso Social, Lorena Giménez Belegni también advirtió sobre la necesidad de mejorar las actividades de control del municipio. "El tema de lo conflictivo que resultan algunos after hours lleva mucho tiempo, lo mismos que las denuncias de los vecinos por ruidos molestos o por los disturbios que se producen cuando los asistentes salen a la calle. El problema es la falta de control", apuntó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS