La ciudad

Dramático rescate de dos mujeres tras un accidente en Circunvalación

El episodio involucró a cuatro vehículos y por fortuna no hubo que lamentar víctimas fatales. Quedaron atrapadas dentro de su auto y debajo del container que transportaba un camión. El operativo fue tenso e involucró a 50 personas.

Jueves 04 de Octubre de 2018

Una joven policía y su madre salvaron milagrosamente sus vidas ayer al quedar atrapadas debajo de un pesado container que se desplomó sobre el auto en el que viajaban, luego de que el conductor del camión que lo transportaba perdiera el control en la avenida de Circunvalación, a metros de Arijón.

Para poder socorrerlas se montó un operativo que duró alrededor de una hora y media, donde los rescatistas trabajaron con riesgo extremo de también quedar aprisionados debajo del camión.

Todo se desencadenó cerca de las 10, cuando el camión volcó toda su carga sobre un Ford Escort en el que viajaban Joana Arduzzi, agente de la Policía Comunitaria, y su madre, María Alejandra Solís. Aún resta determinar la mecánica del siniestro.

Leer más: "Minutos antes de sacarlas, crujieron las maderas y pensamos que moríamos todos"

A un lado del camión también colisionó una Ford Ecosport y detrás una Renault Kangoo. Los ocupantes de estos dos últimos vehículos resultaron ilesos, al tiempo que el camionero, un hombre de 23 años, debió ser trasladado al Hospital Provincial con politraumatismos y fracturas.

Un panorama "bravo y desolador". Con esa postal, descripta por el jefe de Bomberos Zapadores de la provincia, Andrés Lastorta, se encontraron los rescatistas al momento de arribar al acceso sur para sacar de entre los hierros retorcidos a las dos mujeres. Fue un trabajo a contrarreloj, ya que el pesado container seguía cediendo sobre el vehículo de las víctimas.

info rescategrande.jpg

Leer más: Profesionales que estuvieron a la altura

Lastorta comentó que al arribar al lugar comenzaron a delinear estrategias para poder rescatarlas. Una de las dificultades más grandes al momento de analizar la situación recayó en que el container, que transportaba barriles de 200 litros de jugo de limón congelado que pesaban unos 40 mil kilos, estaba totalmente tumbado y separado del chasis. Por ello, no se podía levantar "todo junto" para facilitar el trabajo.

"Primero apuntalamos todo para que (el container) no siguiera cediendo y aplastando a la gente del (Ford) Escort. Se iban escuchando ruidos de metal que iba cediendo. Mientras tanto, nos comunicábamos con ellas", detalló Lastorta.

Leer más: La historia de la joven policía y su madre que ayer nacieron de nuevo

Ambas estaban sofocadas bajo los hierros y Lastorta contó que "la pared del container estaba contra el techo del auto, a sólo 5 centímetros de sus cabezas".

"Sacarlas fue un trabajo de hormiga. Teníamos que ir pensando minuto a minuto para ver qué hacer. Un error podía ser fatal para las víctimas y los bomberos que estaban trabajando ahí abajo, porque (el container) cedía constantemente", aseveró.

Primero buscaron vaciar la carga del container. Sin embargo, los tambores estaban todos atados por lo que, al tumbar, quedaron compactados contra la pared lateral que aplastó el auto.

camion aplasto auto

"Había un grupo tratando de sacar a las mujeres, trabajando abajo del camión, y otro grupo empezó a trabajar en la parte trasera para tratar de abrir las compuertas. No podíamos sacar el auto porque sostenía al camión", afirmó.

Con dos grúas se levantó el container para "alivianar un poco el peso" que ejercía la carga sobre el techo del auto. "Fue para descomprimir un poco, porque ya les estaba tocando la cara".

Más dificultades

Cuando el rescate parecía comenzar a mostrar signos positivos, el temple de los bomberos volvió a ponerse a prueba ya que la parte lateral del container, que estaba contra el techo y comenzó a ser levantada con las grúas, presentaba signos de comenzar a defondarse.

"Ahí empezamos a sacar los tambores. Arrancamos a cortar atrás, para sacar de a un tambor, poniendo cuñas para que no se nos vinieran. Un trabajo de hormiga", narró Lastorta.

Auto aplastado

Entre la mesura, los bomberos que estaban abajo del container pidieron "cinco minutos más" para lograr la hazaña. "Son chicos con mucha experiencia y años de servicio", resaltó el jefe de Zapadores.

Los bomberos cumplieron su palabra, según consignó Lastorta, ya que "a los cinco minutos sacaron a una de las mujeres y cinco o diez minutos más tarde pudieron rescatar a la que estaba más complicada".

Luego vino el traslado hasta el Heca. Motos y patrulleros les abrieron camino a las ambulancias, que tomaron por el acceso sur y subieron por Pellegrini. Horas más tarde, amigos y rescatistas las visitaron en el hospital. Fue un final feliz para una jornada que empezó con tensión y podría haber culminado en tragedia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario