La ciudad

Dos escuelas rosarinas fueron víctimas del vandalismo durante el fin de semana largo

Las escuelas Nº 6.394, ubicada en avenida Perón al 5400, y Nº 6.379, de Uriburu al 7.500, sufrieron actos de vandalismo durante el fin de semana. Bancos rotos, libros destrozados, objetos de valor faltantes y hasta el intento de incendio padecieron las instalaciones de los dos establecimientos educativos que hace tiempo reclaman medidas de seguridad.  

Martes 11 de Octubre de 2011

La Escuela Nº 6.379 se encontró esta mañana con un triste panorama de destrozos y robos. Fue luego del fin de semana largo, la escuela de Uriburu al 7.500 hace tiempo que viene reclamando medidas de seguridad.

Ingrata sorpresa se llevó esta mañana la comunidad educativa de la Escuela Nº 6.379 Domingo Silva cuando fue a abrir la institución para recibir a sus alumnos. "La parte del comedor estaba destrozada y se llevaron varias cosas que recién empezamos a ver qué y cuánto, pero nos han robado", dijeron a LaCapital.com.ar desde la escuela de la zona llamada Bajo Hondo

A principio de año la escuela había sido nota por las roturas en el edificio y caída del techo en una de las aulas. En ese momento habían reclamado a las autoridades ministeriales para que atiendan este pedido. Luego de varias denuncias públicas, el Ministerio de Educación comenzó con los arreglos.

Sin embargo, los pedidos de mayor seguridad nunca fueron atendidos. Incluso, relatan desde la escuela, "desde Alumbrado Público nos dijeron que no iban a iluminar esa zona porque allí no había gente".

En el edificio funciona una escuela primaria y otra secundaria, a las que asisten alumnos de bajos recursos.

También fue blanco de los vándalos la Escuela Nº 6.394, ubicada en avenida Perón al 5.400. Además de los destrozos a las intalaciones y robo de material escolar, se intentó prender fuego al establecimiento educativo.

Los docentes expresaron su preocupación porque los ataques no son aislados, sino que se reiteran cada vez que la escuela queda desprotegida. La ausencia de vigilancia que garantice la seguridad del establecimiento los deja a merced de los vándalos, sobre todo durante los fines de semana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario