La ciudad

Dos de cada diez choferes de micros no pasan los exámenes psicofísicos

Cansancio, fatiga, poca capacidad de atención e hipertensión son los problemas más frecuentes que hacen suspender los viajes

Martes 17 de Octubre de 2017

Dos de cada diez choferes de larga distancia que pasan por la Terminal de Omnibus Mariano Moreno no están en condiciones de conducir. Así lo advierten los resultados de los controles psicofísicos implementados hace dos semanas por la delegación local de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Cansancio, fatiga, poca capacidad de atención e hipertensión, son los síntomas más frecuentes hallados en los exámenes implementados por el organismo nacional.

La puesta en marcha de una batería de test psicofísicos a los conductores de micros de larga distancia comenzó hace dos semanas en la terminal. Desde entonces, 90 choferes fueron seleccionados en forma aleatoria para someterse a controles médicos y psicológicos.

De ese total, un 20 por ciento no logró superar las pruebas realizadas por un médico clínico y una psicóloga. "Los operativos se implementaron para cuidar las condiciones laborales y mejorar la seguridad de los pasajeros", señaló el jefe del departamento Rosario de la CNRT, Hernán Nacuzzi.

Cuando los choferes no lograron superar los controles, se les retuvo la licencia nacional habilitante. La cantidad de días sin carné se relaciona con los problemas detectados por los profesionales. Por ejemplo, si se detecta cansancio o inconvenientes para fijar la atención se les retira la licencia entre 24 y 48 horas. Y ante un resultado positivo en las pruebas de alcoholemia o de consumo de sustancias psicoactivas, la sanción se extiende unas 72 horas.

Si los inspectores detectan alguna irregularidad, se labra un acta de infracción y se da aviso a la empresa involucrada para que reemplace al chofer. De no cumplir con este requisito, el vehículo no puede iniciar su viaje.

Los conductores, en tanto, al término de la suspensión deben volver a presentarse en la oficina de la CNRT más cercana y repetir la batería de pruebas.

El delegado de la CNRT señaló que las infracciones más habituales se relacionan con los test psicológicos que detectan cansancio, fatiga y poca capacidad de atención. En los exámenes médicos, se detecta con frecuencia hipertensión. Hasta ahora no se encontraron casos positivos de consumo de alcohol o sustancias psicoactivas, a excepción de conductores que reconocieron que mascaban hojas de coca.

El funcionario consideró que resulta abultado el porcentaje de choferes encontrados "no aptos" para conducir un servicio público, pero apuntó que esos resultados coinciden con las primeras semanas de los controles. "Pensamos que esa cifra comenzará a descender y se estabilizará", sostuvo.

En el primer día, por la unidad de controles psicofísicos pasaron 18 conductores y 5 de ellos fueron sancionados con la retención de la licencia habilitante.

No sólo en Retiro

Hasta el año pasado, sólo se realizaban controles psicofísicos a los choferes en la terminal de ómnibus de Retiro (Ciudad de Buenos Aires). El delegado de la CNRT afirmó que desde este año se decidió extender esta experiencia a las distintas provincias del país. Actualmente, son diez las jurisdicciones que cuentan con profesionales —médicos y psicólogos— capacitados para realizar estas pruebas.

"Nuestro objetivo es educar a los conductores y concientizar en seguridad vial. Realmente la mayoría toma bien los operativos y muchos incluso los agradecen", destacó.

Los controles se realizan de forma aleatoria, de lunes a viernes de 16.30 a 20.30, horarios de mayor movimiento dentro de la terminal. Los inspectores verifican primero la licencia del chofer y los papeles del coche. Después, los médicos se encargan de realizar controles de talla, peso, presión arterial, frecuencia cardíaca y oximetría (cantidad de oxígeno en sangre), alcoholemia y el consumo de estupefacientes.

También se les realiza una batería de pruebas psicológicas que permiten detectar indicadores de fatiga, estrés y capacidad de atención.

La actividad de las unidades de control psicofísico no sólo se mantendrán durante los meses de vacaciones de verano, sino que se proyecta reforzarlas. En principio, a partir de enero los controles se extenderán durante ocho horas y también se establecerá una guardia los fines de semana.

bajo la lupa. Los controles médicos y psicológicos se efectuaron a los choferes de larga distancia y se implementaron para cuidar las condiciones laborales.

Micros escolares

El concejal del Pro Gabriel Chumpitaz elogió la implementación de exámenes psicofísicos a los choferes en la terminal y recordó que impulsó un proyecto para que los micros de establecimientos escolares y de clubes sean sometidos a mayores controles, tanto de seguridad como de higiene, dentro de la estación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario