La ciudad

Docentes y estudiantes en apoyo a una directora desplazada

Será hoy a las 12.30 en la Secundaria 649, de Ayacucho al 5500, intervenida la semana pasada para investigar supuestas irregularidades. La comunidad escolar de la secundaria pide que siga  en su cargo.

Lunes 26 de Mayo de 2014

Un fuerte y emotivo apoyo de la comunidad educativa recibe la directora de la Escuela Secundaria N º649 General San Martín, desplazada de su cargo por el Ministerio de Educación. A las asambleas, cartas y manifestaciones de solidaridad, hoy a partir de las 12.30, sumarán un abrazo simbólico a escuela de Ayacucho al 5500.
 
Hace una semana la secundaria de la zona sur fue intervenida por el Ministerio de Educación de Santa Fe y la directora del establecimiento desplazada de su cargo. Además, y tal como expresó la delegada regional de Educación, Marta Díaz, se le inició un sumario administrativo. "No podemos hacer una valoración, pero un directivo es responsable absoluto de todo lo que sucede en el establecimiento por acción u omisión", aseguró la funcionaria.
 
Sin embargo, la percepción de lo contrario es unánime en la comunidad escolar de esta secundaria. Hay acuerdo en que se indague pero “con la directora en el cargo”.
 
Las diferentes voces coinciden en definirla como una directora muy comprometida con su trabajo, tanto que desde que asumió (en 2010) la matrícula de la escuela creció y los chicos participan de actividades pedagógicas y culturales como nunca antes. Además de señalar que la escuela tienen un fuerte vínculo con la realidad del barrio.
 
Desde Amsafé Rosario, la secretaria de media y técnica, Claudia Etcharry contó a este medio que el sindicato le está dando su total respaldo. Piden que restituyan a la directiva en su puesto. “Convocamos para hoy al mediodía para acompañar este apoyo de profesores y alumnos”, enfatizó Etcharry invitando a sumarse a la movida.
 
Etcharry recordó que estos casos de supuestas irregularidades se suceden dada la recarga de trabajo administrativo que pesan sobre los directivos, y ante la falta de cargos correspondientes.
 
Otra profesora y preceptora del Secundario 649, Gabriela Nogueras, consideró que se trata de una injusticia absoluta el proceder del ministerio. Ofreció un detalle para no pasar por alto, al asegurar que los desmanejos que se le atribuyen ocurrieron en un período anterior al que la directiva en cuestión asumiera. Y que lo que se registra de octubre pasado, corre por cuenta de un personal no docente del establecimiento “que se carga horas de más (muy pocas) pero que luego ofrece devolver y deslinda responsabilidades por lo sucedido a los directivos del colegio”.
 
Para Nogueras lo más loable de esta directora es que cuando asumió “había una escuela devastada” pero que se ocupó de recuperar con distintas iniciativa pedagógicas y de relación con la comunidad.
 
“Comenzó una labor impresionante,  de crecimiento y reconocimiento. Dedica prácticamente todas sus horas en acompañar la labor docente,  empleando estrategias para el crecimiento institucional y el bienestar de todos los que trabajamos en ella”, manifestó Nogueras.
 
También otra profesora, ex docente de esta secundaria, María Rosa Muriel, detalló a este diario las actividades de compromiso de esta docente, que van desde empujar a los chicos a participar en la producción de un “teatro negro”, en talleres de reflexión sobre violencias, género, ferias de ciencias, entre otros; viajes a Tecnópolis, realizar campamentos, sumarse a trabajos voluntarios para la escuela y participar de la recuperación de las “Cascadas del Saladillo”, junto a los vecinos del barrio.
 
Las voces de los profesores no fueron las únicas que salieron a darle su apoyo. También lo hicieron los estudiantes. Soledad, una alumna de 5º año escribió: “Me llamo Soledad voy a 5º año y hace tres que vengo a este establecimiento. Cuando ingrese a 2º año no teníamos estufas, ventiladores, puertas ni ventanas con vidrios, teníamos que compartir bancos, sillas; era muy incómodo estudiar en esas condiciones. En ese entonces no nos respetaban como establecimiento educativo…A fines de 2010 comenzó un gran cambio, Sandra como directora nos propuso avanzar: mejorar la escuela en la limpieza, prolijidad y respeto. Con el tiempo conseguimos ventanas, puertas, bancos.(…) Incorporó una remera para todos, con el logo de la escuela, porque nos enseñó que eso nos indicaba la pertenencia a un lugar. Gracias a ella y a todos sus compañeros lograron sacar esta “escuelita” adelante y yo creo, que como persona, no se lo merece y nosotros tampoco merecemos esta intervención”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario