La ciudad

Dieron detalles de cómo trabajaba la banda que robaba energía de la EPE

La fiscal Valeria Haurigot explicó el aceitado mecanismo de conexiones clandestinas y los complejos sistemas de pago utilizados, que contaron con la complicidad de propietarios de viviendas y comercios.

Viernes 02 de Noviembre de 2018

La fiscal Valeria Haurigot, de la Unidad de Investigación y Juicio, brindó esta mañana detalles de cómo era el modus operandi de la banda que cometió fraude contra la EPE mediante un aceitado mecanismo de conexiones clandestinas, y admitió que a los clientes involucrados en la operación se los imputará por estafa agravada".
En rueda de prensa esta mañana en la sede de Fiscalía, la fiscal Haurigot detalló que "las estafas concretas que imputamos son nueve en total. Se comprobaron más, pero esas fueron las que llevamos a audiencia las que teníamos corroboradas como consecuencia de la investigación llevada adelante la BOEP y tras la comprobación en terreno de las conexiones clandestinas, algunas de ellas muy peligrosas".
Sobre cómo operaba la banda, al funcionaria judicial detalló que "por un lado están quienes llevaban materialmente las conexiones clandestinas. Pero muchas de esas conllevan un riesgo enorme y no se pueden hacer si no se cuenta con personal habilitado para cortar la luz de la cuadra. Lo que requería, necesariamente, que por más que fueran electricistas que trabajan por su cuenta, que hubiera connivencia de estos empleados de la EPE, que son del área subterránea, para que corten la energía de la cuadra y no terminen todos electrocutados".
Luego Haurigot amplió sobre la operatoria de la banda: "En otros las conexiones clandestinas venían de la red aérea, o en otros eran adulteración de medidores. La modalidad era un pago inicial y posteriormente pagos mensuales. Eso iba variando, dependiendo de cuánto se ahorraba el consumidor entre la boleta que debería haber pagado y la que realmente pagaba"
Tras señalar que se detectaron irregularidades en locales comerciales, fábricas de plásticos, de zapatos, un frigorífico,en supermercados chinos, resaltó que "en algunos casos había apariencia de legalidad del
Tras destacar que la banda se manejaba "como una empresa", la funcionaria del MPA dijo que a los clientes que fueron parte de este ardid "les cabe el delito de estafa agravada, por una defraudación especial por tratarse de bienes públicos".

Por su parte, la subdrectora de Policía y Jefa de Brigada Operacional delegación Tribunales de la URll, Jorgelina Llobat se refirió a los montos que manejaba esta banda para realizar las conexiones: "El valor que esta sub EPE ilegal manejaba tiene variaciones. Iban desde 5.000 pesos para un domicilio común, a 10 mil pesos para un salón de eventos, llegando a un tope de 27 mil pesos".
"Ese era el pago inicial -amplió la funcionaria policial- para ingresar a esta estafa contra el erario provincial. Sobre lo que se ahorraba el cliente se le cobraba un porcentaje".
Llobat dijo que si bien faltas entrecruzar datos, estimaba que la banda podría haber comezado a operar "en 2012, pero aún tenemos que verificar documentación".
Y sobre la modalidad de trabajo en el terreno detalló: "De las intervenciones telefónicas surge que a sus clientes ilegales se les indicaba que iban a ir a un lugar específico donde no hubiera circulación de personas. Generalmente se hacía en horario de la siesta o por la noche. Y si se hacía a plena luz del día se les pedía a dueños de supermercados chinos, por ejemplo, que colocaran tarimas con cajones de cerveza o gaseosa para tapar el trabajo realziado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});