La ciudad

Dictaron la conciliación obligatoria y Coto reincorporó a 50 trabajadores despedidos

La medida expedida por el Ministerio de Trabajo provincial tiene un plazo de 15 días hábiles. Empleados de supermercados pusieron de relieve el debate que no se dio: magros salarios.

Sábado 19 de Marzo de 2016

El Ministerio de Trabajo provincial dictó ayer la conciliación obligatoria e instó al supermercado Coto a reincorporar a los 50 trabajadores que había despedido en la previa a la adhesión del Concejo local a la ley de descanso dominical. La misma tiene un plazo de 15 días hábiles. Ayer, en el día después de la sesión del Concejo, empleados de supermercados dividieron sus opiniones en torno a la ley y dejaron en claro que el debate de fondo no se abordó: las condiciones de trabajo y los magros salarios que cobran.

   Cerca de las 14.30 de ayer, el Ministerio de Trabajo de Santa Fe dictó la conciliación obligatoria en el conflicto originado por los despidos de la cadena de supermercados Coto. Por ello, los trabajadores mercantiles despedidos fueron reincorporados a sus tareas de forma inmediata.

   La conciliación fue dispuesta por 15 días hábiles, es decir, hasta las doce de la noche del lunes 11 de abril, plazo hasta el cual las partes en cuestión (Sindicato Empleados de Comercio y Coto) “deberán abstenerse ?según el texto ministerial- de adoptar algún tipo de medida que implique modificar, alterar y/o extinguir las relaciones de trabajo y/o entorpecer u obstruir el normal y libre desarrollo de la actividad, ya sea en forma directa o indirecta”. La misma se seguirá negociando la semana que viene en la sede del Ministerio de Trabajo provincial.

   Horas antes de la conciliación, el secretario gremial de la Asociación Empleados de Comercio, Juan Gómez, había afirmado que se iba a exigir la reincorporación de los trabajadores. “Esto es un llamado de atención a la clase política. Porque esta empresa, que es una empresa de matones, tiene la costumbre de hacer lo que quiere en la ciudad donde está”, afirmó, a la vez que sostuvo que “le pedimos al Ministerio de Trabajo que actúe con firmeza. No se puede poner en juego la estabilidad de trabajadores por cuestiones políticas o sectoriales. No hay cuestiones económicas para justificar despidos, y menos en Coto, que tiene una facturación enorme”, destacó.

   El Concejo aprobó ayer la adhesión local a la ley provincial de descanso dominical. Desde el 1º de julio, no podrán abrir en la ciudad los días domingo los supermercados de más de 1.200 metros cuadrados. El proyecto fue avalado por todos los bloques menos los ediles del PRO y concejal radical frentista Martín Rosúa.

   Los ediles sólo acordaron la restricción para que abran sus puertas los domingos los grandes supermercados habilitados en la ciudad, entre 30 y 35. Dejaron afuera a los súper de hasta 1.199 metros cuadrados y al resto de los rubros comerciales.

Contracara. En el marco del conflicto, el gerente de Coto, Gastón Massini, aseveró: “Acatamos la conciliación y los trabajadores serán reincorporados”. Y con respecto a la adhesión rosarina a la ley de descanso dominical, argumentó que es “arbitraria y discriminatoria contra los supermercados” y emparentó el asunto con otros locales: “No podemos explicar por qué en un shopping, un local inmenso de electrodomésticos de 1.200 metros va a poder abrir y nosotros no. No lo veo viable”.

   “Creo que nadie pensó en la gente con esta medida. Tengo un reclamo constante porque hay gente que piensa distinto”, expresó ante la ley de descanso dominical e incluso adelantó que se están reorganizando y están “pensando seriamente en cerrar una de las bocas”.

Lo que no se debate. Más allá de la adhesión a la ley, algunos empleados dieron cuenta de la situación que viven trabajando para la cadena de supermercados Coto, que no es excluyente de esta firma y se repite en otros comercios.

   “Trabajando los domingos inclusive, cobramos entre 8 y 9 mil pesos mensuales”, lo que significa que, sin los domingos o feriados, la suma es muy baja para que alguien se mantenga durante un mes.

   A su vez, esto trae discrepancias a la hora de opinar sobre el descanso dominical. Si bien valoran el hecho de poder pasar un domingo en familia, descansando, también consideran que lo que cobran por trabajar el séptimo día de la semana los ayuda para llegar raspando a fin de mes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario