La ciudad

Detienen a un hombre y buscan a su pareja por supuesto tráfico de bebés

Una investigación que intenta dilucidar la venta de un bebé que nació en abril en el Hospital Provincial generó ayer seis allanamientos en distintos puntos de la ciudad, entre los que se encuentran, además del efector, un estudio jurídico y un dispensario municipal.

Martes 09 de Junio de 2009

Una investigación que intenta dilucidar la venta de un bebé que nació en abril en el Hospital Provincial generó ayer seis allanamientos en distintos puntos de la ciudad, entre los que se encuentran, además del efector, un estudio jurídico y un dispensario municipal. Un hombre quedó detenido y su pareja estaba prófuga al cierre de esta edición. Y dos abogados y un médico serán citados a declarar en las primeras horas de hoy. En el hospital de Alem al 1400, la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) de la policía secuestró documentación e historias clínicas.

El detenido y la prófuga habrían contactado a una mujer de 30 años en Añatuya (Santiago del Estero), a quien convencieron de dar a su bebé en adopción y la habrían traído a Rosario, en una operatoria muy similar a la que dio cuenta LaCapital en marzo y que involucró a una joven mamá boliviana (ver aparte).

Anoche, el bebé permanecía por disposición del juez en poder del matrimonio adoptante, con quien está desde el momento de su nacimiento. Es más, ambos prestaron declaración en sede policial y luego se marcharon a su casa junto con el niño.

Las actuaciones se originaron tras una denuncia anónima que llegó a los Tribunales provinciales y que, según fuentes policiales, brindaba "detalles del mecanismo" que se utilizaba para la comercialización de bebés.

La trama. La investigación se originó hace dos meses, según confirmó a LaCapital el juez de Instrucción de la 7ª Nominación, Juan Andrés Dónnola, quien fue el que ordenó las actuaciones. Sin embargo, la punta del ovillo estaba en el Tribunal Colegiado de Familia Nº3, donde recayó la denuncia original que fue derivada al juzgado de Instrucción.

Todo comenzó en abril, cuando el Tribunal de Familia estaba a punto de dar curso normal a un expediente de adopción y uno de los magistrados recibió una denuncia anónima por escrito donde se detallaban los mecanismos que se estaban llevando adelante para la venta de un bebé en el Hospital Provincial.

En el anónimo, al que tuvo acceso LaCapital, se aseguraba que una mujer embarazada había llegado al centro de salud en abril acompañada por "una señora", de quien se aseguraba que en el efector era "un secreto a voces que se dedica a la venta de bebés". También especificaba que por "sus servicios" cobra "35 mil o 40 mil pesos asegurando seriedad y eficacia".

El escrito iba más allá y señalaba hasta la forma en que trabajaba. "Recluta mujeres embarazadas, pobres e indefensas y las convence para que los vendan (por los bebés)", afirmaba.

Más aún, los denunciantes indicaron no sólo haber alertado de esta situación a la policía a través del 101 y de la comisaría 1ª , sino también haber puesto sobreaviso a las autoridades del hospital, que se comprometieron a trabajar en el tema "con una asistente social".

Información precisa. Fuentes policiales indicaron que si bien la denuncia era anónima, aportaba "información precisa sobre los mecanismos y las personas involucradas" en la comercialización del bebé.

En ese marco, Dónnola le ordenó ayer a la TOE que allanara seis puntos en Rosario, entre los que se cuentan un dispensario municipal donde la embarazada se habría realizado controles previos, un domicilio particular, un estudio jurídico en el macrocentro y el Hospital Provincial, donde secuestraron tres historias clínicas.

En uno de esos domicilios, la policía secuestró el DNI del bebé que se entregó en adopción y que llevaba el apellido de la madre biológica.

Mientras tanto, el director del Provincial, Pietro Belletich, confirmó que las historias secuestradas son de mujeres que "tuvieron sus bebés este año en el hospital y que los mismos fueron dados en adopción". El médico destacó que en los tres casos, "las adopciones fueron legales" y aclaró: "Cuando llega al hospital una orden de preadopción, se le da cumplimiento porque viene firmada por un juez, pero no sabemos qué es lo que pasa afuera".

Sin embargo, reconoció que también habían llegado denuncias en forma anónima al hospital y señalo que "a partir de ese momento se puso en marcha una investigación interna con el objetivo de saber si hay personal del efector involucrado".

Ayer, la TOE dejó al desnudo lo que para muchos era "un secreto a voces". Ahora la Justicia intenta dilucidar las responsabilidades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario