La ciudad

Después de las lluvias del fin de semana vuelven las altas temperaturas

Tras las tormentas pronosticadas para hoy, regresarán jornadas de más de 30 grados. La Municipalidad reitera recomendaciones.

Domingo 14 de Enero de 2018

Más allá de la fuerte tormenta de ayer y de la lluvia pronosticada para hoy que promete bajar las temperatura máxima a 23 grados, el Servicio Meteorológico Nacional advirtió que la semana que viene traerá nuevamente calor intenso a la ciudad. Por eso, desde la Secretaría de Salud municipal recordaron los cuidados para evitar el golpe de calor.

De acuerdo a los pronósticos, mañana el cielo estará parcialmente nublado, y la temperatura se moverá entre 19 grados de mínima y 30 de máxima. En tanto, el martes estará mayormente soleado, con registros que irán de 21 grados a 31. Por su parte, el miércoles aparecerán algunas tormentas dispersas que estarán acompañadas con una marca entre 19 y 28 grados. Y el jueves, más allá de algunas tormentas aisladas, las temperaturas subirán hasta una mínima de 18 grados y una máxima de 32.

Es por eso, que la Municipalidad insiste con los concejos para evitar los golpes de calor, que afectan a personas de cualquier edad, y sobre todo a ancianos y niños, por lo que se debe priorizar en todo momento la hidratación y la nutrición.

Más allá de algunas lluvias, el verano está siendo impiadoso con los rosarinos, y los días calurosos y húmedos pueden provocar riesgos en la salud por lo que es importante prestar atención a las medidas preventivas.

Entre las principales recomendaciones de la Municipalidad, se advierte que hay que estar atentos a los síntomas que se expresan con dolor de cabeza palpitante, náuseas, temperatura corporal elevada, confusión, pérdida de conciencia, respiración y pulso rápido y fuerte, piel enrojecida, caliente y seca.

Vale destacar que ante cualquiera de estos síntomas, hay que consultar al médico, trasladar al afectado a un lugar fresco y ventilado, ofrecerle agua, quitarle la ropa y mojar con agua fría todo el cuerpo. No se debe administrar medicamentos antifebriles, ni tampoco friccionar la piel con alcohol.

A los niños hay que ofrecerles agua o jugos naturales en forma frecuente sin esperar a que los pidan, ofrecerles el pecho más seguido a los lactantes, no dar líquidos o comidas calientes o pesadas, y bañarlos o mojarles el cuerpo con frecuencia.

Para los ancianos es importante que descansen en lugares frescos y ventilados, desabrigarlos y ofrecerles líquidos aunque no manifiesten sed.

Es importante resaltar que ante esta situación se puede llamar al 107, donde se evaluará la situación y se ofrecerá asistencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario