Amenazas de bomba

Desde los teléfonos de los detenidos se hicieron varias amenazas de bomba a escuelas

El director provincial del Ministerio de Seguridad, Darío Chávez, anticipó que habrá más allanamientos. "Uno de los detenidos tiene 18 años y deberá afrontar el proceso penal", reveló el funcionario.

Viernes 22 de Septiembre de 2017

El director provincial de Investigación Criminal del Ministerio de Seguridad, Darío Chávez, precisó hoy que desde los teléfonos secuestrados anoche en los operativos para detener a tres padres y dos adolescentes se realizaron varias llamadas de amenazas de bombas a distintas escuelas rosarinas. Recomendó a los padres acercarse por propia voluntad al juzgado para evitar el malestar de los allanamientos.

En declaraciones al programa "Zysman 830" de La Ocho, el funcionario provincial detalló que cuatro mayores de edad fueron demorados tras los procedimientos y quedaron a disposición del fiscal Gustavo Ponce Asahad para ver que acciones se prosigue con ellos. Además hay un adolescente de 17 años a disposición de la Justicia de Menores por el operativo en Gálvez al 2500. En tanto las actuaciones donde se detuvo al chico de 18 años ocurrieron en Biarritz al 7800.

Embed

"Un dato para remarcar es que desde uno de los teléfonos se hicieron varias llamadas, incluso desde varios teléfonos, datan de un mes y medio, dos meses atrás", describió Chávez que explicó que se detiene a los titulares de las líneas desde donde se efectuaron las llamadas que deberán afrontar un proceso penal y civil.
"Todo indica que sí, hay que evaluar si desde esos teléfonos se hicieron llamadas a distintos establecimientos educativos", agregó para insistir con la situación que tendrá que afrontar el alumno que ya alcanzó la mayoría de edad.


"Hay uno de los detenidos que tiene 18 años y dada su edad va a tener que afrontar el proceso penal por esta broma. Por el otro lado, tendrá que afrontar una demanda civil de la provincia por los costos operativos", recordó.
Respecto al momento de la detención, expresó que "el escenario fue similar a los anteriores, no hubo violencia, hubo sorpresa, estupor, y el malestar por la situación, es gente que no está acostumbrada a esto, hubo allanamientos, se llevaron elementos, computadoras que para recuperarlos deberán acreditar su legítima tenencia".
En ese sentido indicó que la situación de las detenciones ha calado en los jóvenes porque "han mermado las amenazas", y por eso recomendó a los padres que ya hablaron con sus hijos y admitieron haber cometido el hecho, que "se acerquen voluntariamente a la justicia para hablar con Ponce Asahad para evitar estas situaciones".
Anoche, en la vivienda de Gálvez al 2500 detuvieron a María Eugenia y Oscar junto su hijo de 17, mientras que en Biarritz al 7800 los efectivos se llevaron detenidos a Andrea y su hijo de 18 años.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario