La ciudad

Desde la semana próxima, la tarifa del taxi será 20 por ciento más cara

La bajada de bandera trepará de 43 a 52 pesos. No obstante, el aumento es un 15 por ciento menos del que pedían los taxistas.

Viernes 31 de Mayo de 2019

Con el aval de todos los bloques políticos menos Cambiemos, el Concejo Municipal aprobó ayer una suba de emergencia del 20 por ciento en la tarifa de taxis que permita aliviar el enorme desfasaje entre los costos del servicio y el valor de los viajes. Los nuevos valores regirán en los primeros días de la semana que viene.

Cambiemos rechazó alzar su mano porque el resto del cuerpo no aprobó un paquete de medidas más amplio que impulsaban los macristas.

Así, se puso punto final a dos semanas de negociaciones.

Actualmente, la bajada de bandera es de 43 pesos, la ficha cada cien metros 1,90 peso e igual importe el minuto de espera. El servicio nocturno es de 48 pesos para la bajada de bandera y la ficha cada cien metros 2,10 pesos, al igual que el minuto de espera.

Con este 20 por ciento de aumento la tarifa será la siguiente: la tarifa diurna se ubicará en 52 pesos la bajada de bandera, la ficha cada cien metros 2,40 pesos y el minuto en espera también 2,40 pesos.

La bajada de bandera nocturna se ubicará en 58 pesos; 2,60 pesos la ficha y igual importe para el minuto de espera.

Para los remises (actualmente en 49 pesos la bajada de bandera y 2,50 pesos la ficha) pasará a 58,50 pesos, la ficha cada cien metros 3 pesos y el minuto de espera 4,50 pesos.

El titular de la Cámara de remiseros, Alfredo Gordo, lamentó que su sector no tenga un estudio de costos propio, pero igual celebró el incremento para los remises.

El último aumento que habían recibido los taxistas fue en octubre del año pasado, cuando alcanzó el 11 por ciento.

El proyecto aprobado ayer sustenta la suba en el último estudio de costos del Ente de la Movilidad, que en marzo de este año arrojó un desfasaje de más del 80 por ciento, empujado por el alza de combustibles, repuestos e insumos, y el costo laboral de los peones.

Durante las dos semanas de negociaciones, las posiciones se mantuvieron intransigentes. Cambiemos insistió en poner sobre la mesa su proyecto alternativo a la suba tarifaria, que consistía en un fondo para la renovación de chapas, exenciones sobre el pago de patente a los taxis, probation para el pago de multas leves y créditos blandos del Banco Municipal para renovar unidades.

Sin embargo, el Frente Progresista, junto al peronismo y otros aliados, destrabó un "cuello de botella" financiero para el servicio de taxis y alivió las finanzas.

Este 20 por ciento consensuado está por debajo del 35 por ciento solicitado inicialmente por las cámaras de licencias de taxi. Lo cierto es que para el segundo semestre del año, quedó abierta la agenda para volver a evaluar otra recomposición.

Entre las bancas hubo argumentaciones de toda naturaleza. "No vamos a acompañar el aumento, porque perdemos la oportunidad de poder debatir sobre la oportunidad de mejorar y poder bajar costos del servicio. Claramente esta suba no va a beneficiar al sector y deja al taxi con la tarifa más cara del país", sentenció la vicepresidenta del Ente de la Movilidad y edila macrista Renata Ghilotti.

El presidente de la comisión de Servicios Públicos y concejal progresista Pablo Javkin subrayó que este incremento "es de emergencia en medio de un fin de semana donde seguramente van a volver a aumentar los combustibles, de modo que resuelve prácticamente esto. El bloque de quienes causan estos aumentos se opone a la decisión. Hay una consideración al usuario de limitar el aumento", dijo. "El proyecto de Cambiemos, que no acompañamos, dice que se crea un fondo compensador para los taxis y que se busquen los fondos. Es vergonzoso, una excusa, creyendo que van a lograr un beneficio electoral. Resulta inaceptable de una fuerza que pretende gobernar la ciudad y no se anima a resolver un problema que ellos mismos causaron", sentenció.

Por su parte, el peronista Eduardo Toniolli fundamentó que "el PRO jugó a las escondidas y es el responsable directo de estas políticas macroeconómicas".

Sin medias tintas, los acusó de no haber propuesto una alternativa al 20 por ciento de incremento que finalmente se aprobó ayer.

"Se pusieron en un lugar cuasi extorsivo, diciendo que había que aprobarles su proyecto. El PRO es muy rápido para aprobarle un aumento del boleto de colectivos a la intendenta Mónica Fein, y cuando este servicio (por los taxis) se está desmoronando, no mueven un pelo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario