La ciudad

Desde julio, grandes supermercados no podrán abrir los días domingo

El debate llevó casi cinco horas. Hubo fuertes discursos y repudio a la amenaza de 350 despidos que hicieron las cadenas nacionales. El Concejo lo aprobó por 21 a 6.

Viernes 18 de Marzo de 2016

Por amplia mayoría, el Concejo aprobó ayer la adhesión local a la ley provincial de descanso dominical. Desde julio, no podrán abrir en la ciudad los días domingo, los supermercados de más de 1.200 metros cuadrados. El debate insumió casi cinco horas en el recinto, en una sesión cargada de intensidad política, dentro y fuera del Palacio Vasallo. El proyecto fue avalado por todos los bloques menos el PRO y el radical frentista Martín Rosúa. Hubo además, un unánime rechazo a la amenaza empresaria de despedir 350 trabajadores locales por la entrada en vigencia de la norma.

Un año y medio después de que la Legislatura santafesina sancionara la ley de descanso dominical, el municipio adhirió a través de una polémica ordenanza.

Los ediles sólo acordaron la restricción para que abran sus puertas los domingos los grandes supermercados habilitados en la ciudad, entre 30 y 35. Dejaron afuera a los súper de hasta 1.199 metros cuadrados y al resto de los rubros comerciales.

Además, acordaron que la entrada en vigencia de la regulación sea el 1º de julio, para que el Departamento Ejecutivo tenga tiempo para reglamentar sus alcances.

A lo largo de la sesión hubo tensión política dentro y fuera del recinto. Desde afuera se escuchaban las bombas y los cánticos. Adentro, la tribuna estaba repleta de dirigentes del sindicato mercantil y de entidades empresarias que apoyaban la iniciativa y aplaudían cada moción a favor.

Los discursos fueron largos, repletos de citas históricas, argumentos ideológicos y recurrentes menciones a los derechos laborales. También hubo un reconocimiento explícito de que la ordenanza sancionada ayer no era la ideal, pero fue la que logró consenso entre varios bloques para destrabar la discusión.

Cada intervención, incluso de quienes votaron en contra, incluyó un fuerte repudio a la amenaza de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) que nuclea a grandes cadenas nacionales afincadas en la ciudad, de inminentes 350 despidos de trabajadores.

La lista de oradores la abrió el jefe de la bancada socialista, Horacio Ghirardi. "Este es un primer paso que dará cumplimiento a una larga lucha y reclamo de los trabajadores, quienes podrán compartir tiempo de ocio y descanso en familia", señaló.

Una de las más enfáticas en exponer fue la radical María Eugenia Schmuck. "Hoy estamos haciendo historia en este Concejo, a favor de los que menos tienen. Los más poderosos tendrán que revisar sus estrategias comerciales para no perder plata como dicen", aseveró.

Desde el PRO, Carlos Cardozo remarcó que su bancada estaba a favor de un "verdadero descaso dominical, amplio. Esto es más bien un cierre para algunos sectores, que no favorecerá a los trabajadores y pone en riesgo muchas fuentes de trabajo. Además, va a haber un aluvión de cautelares en la Justicia por la dudosa legalidad del texto", indicó.

El radical frentista Martín Rosúa planteó reparos a la "competencia del municipio para regular cuestiones establecidas en la ley de contrato de trabajo", objetó que no sea universal la restricción, y anticipó objeciones legales en la Justicia.

Cinco horas después de haber iniciado el debate llegó el momento de la votación. Una abrumadora mayoría apoyó la adhesión. El recinto estalló en aplausos, hubo abrazos y hasta lágrimas entre dirigentes gremiales y trabajadores que desde hace años vienen peleando por el descanso dominical.

Lifschitz, crítico

El gobernador Miguel Lifschitz cuestionó la adhesión en Rosario a la ley de descanso dominical aprobada ayer en el Concejo al decir que “no es atinada en este momento”. En declaraciones a Radio 10 en Capital Federal, agregó: “Hay muchísima gente sin trabajo que estaría deseosa de encontrarlo, aunque sea el día domingo”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario