La ciudad

Desde el municipio comenzaron a retirar chapas de taxis sin GPS

El municipio comenzó a retirar licencias de taxis a los titulares que no cuentan con GPS. Ayer, los inspectores de la Secretaría de Control caucionaron tres chapas al vencer el plazo de las intimaciones.

Miércoles 13 de Agosto de 2014

El municipio comenzó a retirar licencias de taxis a los titulares que no cuentan con GPS. Ayer, los inspectores de la Secretaría de Control caucionaron tres chapas al vencer el plazo de las intimaciones. Uno de los operativos fue en la vivienda de un tachero en Larrea al 1000 a quien le destornillaron la habilitación de su vehículo. Por cada día hábil, la Intendencia tiene previsto sacar de circulación unas 20 chapas. Aún quedan 266 taxistas que no han sumado el sistema de rastreo satelital obligatorio y están expuestos a la sanción administrativa.

"Se han vencido todos los plazos administrativos y estamos aplicando las sanciones que habíamos anunciado", explicó la secretaria de Servicios Públicos, Clara García.

La funcionaria remarcó que en realidad "los inspectores proceden a caucionar la chapa que no tiene GPS, pero no se decreta aún la caducidad. Es decir que tienen la última chance de regularizar la situación".

Sobre unos 4.000 taxis que hay habilitados en la ciudad, sólo 394 resistieron la instalación del rastreo satelital y recurrieron a la Justicia a través de medidas cautelares que fueron cayendo. Incluso jugaron una última carta ante la Corte Suprema provincial que aún no se expidió.

La titular de Servicios Públicos precisó a LaCapital que de esos 394 taxistas que no tenían GPS hasta hace diez días "ya regularizaron la situación unos 128. Quedan 266 chapas que deben sumar el rastreo satelital".

Ayer, agentes municipales de la Secretaría de Control retiraron tres licencias de circulación por no tener GPS. Y por día hábil harán lo propio con otros 20 hasta completar los 266, si antes estos no se adecuan a la normativa.

Una de las chapas caucionadas pertenece a Pablo Di Salvo. Tiene 61 años y posee la licencia desde el año 1992. Tres agentes de la Guardia Urbana Municipal fueron ayer hasta su casa en Larrea al 1000 para efectuar el procedimiento al Fiat Siena que maneja.

"Me trataron como a un delincuente, vinieron hasta mi casa cuando yo estaba por trasladar a mi hija discapacitada. En años de trabajo no tengo una contravención", se quejó.

Di Salvo aclaró: "No estoy en contra de los controles ni del GPS, sino de tener que pagar con mi bolsillo este sistema. Además todavía resta que la Justicia se expida sobre la cuestión de fondo".

Luego el tachero advirtió: "Durante varios días hasta que pueda regularizar la situación por los tiempos administrativos de la Municipalidad no voy a poder trabajar con el taxi porque me sacaron la chapa. Tengo una familia que mantener y parece que a nadie le importa".

Los costos de adherir al sistema varían entre los 1.200 y a los 300 pesos mensuales, que es lo que cobra el sistema de rastreo municipal.

Para el municipio, la colocación del GPS es una herramienta clave para mejorar la seguridad y potenciar el ejercicio de poder de policía. Por un lado porque posibilita que los conductores de las unidades accionen el botón de pánico ante un hecho de inseguridad, y facilita la búsqueda del coche.

Y en paralelo, a través del Centro de Monitoreo de la Movilidad la Intendencia puede seguir de cerca recorridos, cumplimiento horario y despacho de viajes de cada uno de los taxis que circulan por las calles de la ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS