La ciudad

Descanso dominical: dura réplica a la encuesta de Federación Gremial

La Asociación Empleados de Comercio (AEC) de Rosario calificó de “burdo” y “mentiroso” al sondeo de opinión que hicieron trascender, por encargó de Federación Gremial.

Jueves 19 de Noviembre de 2015

La Asociación Empleados de Comercio (AEC) de Rosario le respondió en duros términos, a través de un comunicado, a la encuesta que encargó Federación Gremial, que reveló que casi el 80 por ciento de los rosarinos está en desacuerdo con la implementación de la ley de descanso dominical, y que publicó La Capital el fin de semana pasado. “Con una burda y mentirosa encuesta, Federación Gremial pretende presionar y chantajear al Concejo Municipal para que no ponga en práctica la ley que le devuelve derechos a los trabajadores, que tenían desde el año 1905”, expresa el tramo inicial de la dura respuesta.
  “Cuando el Senado de Santa Fe aprobó la ley de descanso dominical, barras mandados y pagados por supermercadistas produjeron destrozos en la Legislatura. Ahora parece que es el turno de atacar a los concejales rosarinos, que se comprometieron a tratar la adhesión a la ley 13.441”, plantearon los representantes de la Asociación Empleados de Comercio.
  En ese sentido, le apuntaron con aspereza a la empresa encuestadora y al sistema utilizado para el sondeo de opinión. “La empresa es de la ciudad de Santa Fe y consultó sólo por teléfono, sin saber quién estaba del otro lado de la línea. Según trascendió, fueron encuestadas 650 personas, de Rosario, Villa Gobernador Gálvez, Funes y Granadero Baigorria. Entre esas cuatro ciudades suman alrededor de 1.259.000 habitantes, o sea que se encuestó a sólo el 0,051 por ciento de los pobladores. Eso le quita seriedad”, exclamaron desde la AEC.
  “Preguntaron si estaban de acuerdo con que los comercios cierren los domingos, pero no le preguntaron a esa misma gente si les gustaría trabajar el domingo a ellos, o a sus hijos. Evidentemente, la pregunta estuvo direccionada perversamente hacia la respuesta que quería Federación Gremial”, advirtieron.
  Y ampliaron: “Esa encuesta tiene un solo propósito: presionar a los concejales privilegiando al consumo por sobre la vida misma. La propia Federación Gremial lo admite en la nota, al señalar que «este estudio revela lo que quiere el rosarino como consumidor». Habría que preguntarse qué quiere el rosarino como ser humano, como trabajador digno, como parte de la familia”, sostuvieron.
  “La respuesta ya la dieron la Cámara de Diputados y la de Senadores de la provincia aprobando por unanimidad la ley 13.441, y el gobernador Bonfatti con su promulgación. También el Papa Francisco, cuando dice «el descanso dominical en nombre de la recuperación de valores humanos, comenzando por los familiares»”, subrayaron.
  En el escrito, la AEC propuso recordar que “en octubre de 2013, La Capital publicó una encuesta propia que preguntaba si los lectores aprobaban el, por entonces, proyecto de ley de descanso dominical. Y el resultado fue contundente: el 86 por ciento contestó que sí, mientras que sólo el 14 por ciento se inclinó por el no”.
  Y agregó: “Hace muy poco tiempo, cuando entró en vigencia el descanso dominical en Villa Gobernador Gálvez, los diarios, las radios y los canales de televisión entrevistaron en forma directa a los vecinos de esa ciudad para saber qué opinaban de esa medida y la mayoría manifestó su adhesión al descanso dominical”.
  Al comunicado no le faltaron advertencias y frases de choque. “Es bueno saber que los grandes pensadores modernos, dado el avance de la ciencia, la tecnología y las relaciones humanas, plantean un futuro en que el ser humano podrá disfrutar de más tiempo para sí y para su familia. Parece que el presidente de Federación Gremial es de muy poca lectura, ya que su único objetivo es el Dios Mercado, el consumismo desenfrenado y los esclavos que trabajen para sus fines materiales”.
  Y concluyó: “Es hipócrita exigir a los demás lo que uno no está dispuesto a hacer. El presidente y demás directivos de Federación Gremial deberían empezar dando el ejemplo, obligando a sus hijos, esposas y a ellos mismos, a trabajar los domingos y feriados patrios. Después de 12 meses de hacer esta experiencia, podemos volver a conversar”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario