La ciudad

Denunciaron por abuso al profesor de sus hijas y se sienten "abandonados"

Las familias de las dos alumnas de la Orquesta de Barrio Ludueña afirman que "no recibieron asistencia psicológica ni jurídica".

Domingo 23 de Diciembre de 2018

"Si sos víctima de violencia de género podés comunicarte...". Los canales de denuncia del Estado en todos sus niveles están abiertos: las campañas se ven en los medios, en las redes sociales y en las pantallas de los colectivos. Sin embargo, el camino de un proceso judicial "es largo, arduo y para nada sencillo, y sentís que te abandonaron", planteó Marcela H., mamá de una de las dos chicas que en junio denunciaron por abuso a un docente de la Orquesta de Barrio Ludueña. La prohibición de acercamiento dispuesta por la Justicia vence en enero y las familias tienen temores. "Queremos que se prorrogue", alertaron, y señalaron que en estos meses, desde que se formalizaron las denuncias, "no hubo contención psicológica para nuestras hijas ni tampoco asesoramientos jurídicos, todo lo hicimos solos y a pulmón". Y así como criticaron el hecho de que los padres de los alumnos conocieran la situación tres meses más tarde, rescataron a la orquesta como espacio para los chicos (ver aparte).

Los abusos de menores, el tiempo de las víctimas para contarlos y la posibilidad de poner en marcha denuncias formales fueron tema central de debate a partir del caso de la actriz de 26 años Thelma Fardin, que inició acciones judiciales contra Juan Darthés por un hecho ocurrido cuando tenía 16. Permitió insistir en que las víctimas "hablan cuando pueden y no cuando quieren", y que cuando hablan no siempre se da crédito a sus dichos.

Las dos alumnas de 13 y 16 años de la orquesta que funciona en el distrito noroeste hablaron, e incluso la menor escribió "ayuda" en un dibujo. Primero lo hicieron con sus padres, que escucharon los relatos de lo que pasaba en las clases individuales de contrabajo que Pablo M. les daba. Y a partir de la decisión de iniciar acciones en la Justicia, volvieron a hablar ante la Comisaría de la Mujer y después en el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Si bien el docente fue separado del cargo, primero en el Ensamble Municipal de Vientos y después suspendido por 90 días por un sumario administrativo, los padres de N., de 13 años y la primera en narrar las exhibiciones de las que fue víctima, aseguraron: "Recién nos creyeron cuando apareció el segundo caso". Más aún, criticaron la demora en dar a conocer a los otros padres la situación y la falta de acompañamiento jurídico y psicológico. "Eso que dicen que denunciés porque dan contención y asistencia, no fue así", dijo Adrián, el papá.

"Hicimos la denuncia en junio y dos meses después hubo una reunión con los padres de los chicos que iban a contrabajo con N. y hubo que esperar un mes más, que pasara la imputación del docente, para que hicieran una reunión con los padres de toda la orquesta", contó Marcela H., y recordó que Norma López presentó un pedido en el Concejo Municipal para "impulsar la investigación".

"Lo mejor que puede suceder es que se difunda, porque existe la posibilidad de que haya otras víctimas", dijo la jueza Melania Carrara en la audiencia de octubre donde el docente quedó imputado por los delitos de exhibiciones obscenas y de abuso sexual simple, delitos con penas de seis meses a cuatro años de prisión.

Asistencia

"No me toques", repitió más de una vez en estos meses N., la chica de 13 años, a su papá. Tristeza y cambios abruptos en el estado de ánimo, además de problemas de salud y dificultades en la escuela fueron señalados por Marcela F. como parte del "durísimo proceso "que vivió su hija J., que tomó clases entre los 9 y los 15 años, y desde los 13 dijo ser víctima del docente.

"Las dos necesitan asistencia psicológica, y la tienen porque se la damos desde las familias y la afrontamos económicamente, pero no hubo ningún acompañamiento del municipio y sus espacios de salud", afirmó la mujer, quien aseguró que J. "recién ahora puede decir que vivía con miedo y aún teme volver a tenerlo cerca".

A la suspensión que el docente tiene a partir del sumario iniciado en la Municipalidad, en la audiencia imputativa la jueza dispuso "una prohibición de acercamiento por 90 días" y la obligatoriedad de presentarse semanalmente ante la Oficina de Gestión Judicial.

"Esa prohibición vence en enero y pedimos que se extienda porque nos da mucho temor que pueda darse cualquier contacto", señaló Marcela H., que además de ser mamá de una de las víctimas es abogada y se constituyó como querellante.

"Fuimos a buscar asistencia jurídica y psicológica en el Centro de Asistencia a la Víctima, en San Lorenzo al 1000; sin embargo tampoco encontramos respuesta allí —contó—. Como mamá y profesional hago lo que puedo en la causa porque no tengo cómo pagar un abogado".

Los tiempos de la investigación, dicen, "tampoco son los tiempos de las víctimas"; y agregaron el pedido de "llevar adelante cuanto antes la declaración en la Cámara Gesell para que las nenas puedan ratificar sus dichos", y apuntaron a la investigación de otros casos: "Hay por lo menos otros dos casos, de los que tenemos conocimiento, uno incluso que surgió en el marco de una reunión, y así y todo no vemos que la Fiscalía avance en ese sentido".


Un espacio valorado

J., con 15 años, denunció al docente. Al otro día decidió ir al ensayo y tocar. "Le dije que hiciera lo que sintiera y decidió ir, y yo me sentí orgullosa de ella", contó Marcela F., su mamá. La hermana de N. también continúa yendo y toca el clarinete. Es que los padres de ambas adolescentes rescatan una y otra vez "el espacio de formación" que es la orquesta. Y valoran además la actitud del personal y los docentes de la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes. Accedieron a trabajar con ellos y capacitarse en la problemática.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});