La ciudad

Denuncian que hay escuelas condiferentes problemas edilicios

Gremios que nuclean a docentes y porteros de Rosario irán al Ministerio de Educación provincial.

Sábado 11 de Agosto de 2018

La pérdida de gas, la explosión y la muerte de una directora y un auxiliar docente en una escuela de Moreno, en la provincia de Buenos Aires, puso en alerta a los sindicatos que nuclean a los maestros y a los asistentes escolares en Rosario, la Asociación de Magisterio de Santa Fe (Amsafé) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). Durante la semana pasada, cuando se produjo el hecho, los gremios recibieron más de una docena de denuncias de diferentes instituciones de la ciudad donde se registraron fallas edilicias, desde fugas de gas y problemas en las instalaciones eléctricas hasta filtraciones. "Tenemos que desnaturalizar las situaciones de precariedad y riesgo en las que muchas veces se trabaja en las escuelas", señaló la secretaria de Asuntos Sociales de Amsafé Rosario, Paula Nardini. Ahora los dirigentes ya están relevando los edificios a través de los delegados y el jueves próximo irán al Ministerio de Educación a exigir una solución a esas situaciones.

Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, de 48 y 45 años, ella vicedirectora y él auxiliar docente de la Escuela Primaria Nº49, murieron hace poco más de una semana mientras preparaban la copa de leche, cuando una pérdida de gas provocó una brutal explosión a las 8.10, apenas 20 minutos antes del ingreso de los chicos al establecimiento, ubicado en pleno conurbano bonaerense.

Conciencia

"El hecho hizo tomar conciencia, tanto los docentes como a los asistentes escolares, de las consecuencias que pueden tener algunas de las condiciones de trabajo que se naturalizan todos los días y a las que están expuestos en muchas escuelas", advirtió la dirigente de Amsafé Rosario, quien detalló en una conferencia la situación de precariedad de muchos establecimientos de Rosario.

En detalle

Conexiones de gas inseguras, artefactos inadecuados para la calefacción, instalaciones eléctricas ineficientes, ausencia de salidas de emergencias y la convivencia con obras en construcción son algunas de las situaciones que detallaron los dirigentes.

"Muchas escuelas utilizan las pantallas para calefaccionar cuando sólo están permitidas las estufas de tiro balanceado", dijo Nardini para ejemplificar las irregularidades, y agregó: "Hay escuelas en obra y eso lo vemos con buenos ojos porque significan mejoras, pero se desconoce el protocolo que marca las pautas de seguridad que deben tenerse en cuenta en esas situaciones para preservar a los trabajadores y a los alumnos, y que tienen que ver con medidas de vallado, ubicación de materiales y seguridad en el sistema eléctrico".

Denuncias

Tal fue la alarma que causó la tragedia de Buenos Aires, que en estos días una docena de escuelas denunciaron en los gremios casos de este tipo, lo que puso a trabajar a los delegados integrantes de los comités mixtos en Higiene y Seguridad para relevar los colegios.

"El objetivo es tener un panorama de todos los establecimientos de la ciudad, tomar las situaciones y llevar ese registro al Ministerio de Educación para que den soluciones inmediatas", adelantó Nardini.

Y recalcó que los directivos "no sólo tienen amparo gremial, sino también legal para suspender las actividades ante cualquier situación que ponga en riesgo tanto la vida de los docentes como la de los auxiliares y los chicos". Para la dirigente, no sólo es necesario tomar conciencia de las consecuencias que pueden tener estas irregularidades, sino además "desnaturalizarlas en este momento en que todos están más sensibles y solicitar con fuerza las soluciones pertinentes".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario