La ciudad

Definen si va a juicio oral un motociclista que atropelló a una mujer en Pellegrini

Invadió la bicisenda y la embistió cuando cruzaba. La Fiscalía pidió que enfrente a la Justicia por homicidio agravado por culpa temeraria

Martes 19 de Septiembre de 2017

Hoy se cumplen seis meses del día en que Angel M. atropelló y mató a Sabrina Sambito en la bicisenda de avenida Pellegrini. Ayer, el joven de 19 años fue sometido a una audiencia preliminar y ahora la jueza Hebe Marcogliese deberá resolver si el muchacho enfrentará o no un juicio oral y público por ese hecho. La Fiscalía repitió la acusación que ya había planteado cuando fue imputado: "homicidio culposo agravado por culpa temeraria", y por ese delito solicitó una pena de 5 años. También pidió que permaneciera en la cárcel hasta el momento del juicio. La defensa rebatió algunos de sus argumentos y pidió que el joven fuera sobreseído o que la imputación sea sin agravantes. Además, pidió la prisión domiciliaria con pulsera electrónica hasta el juicio. La magistrada tiene 5 días hábiles para resolver.

La audiencia preliminar para resolver si Angel Abraham M. se sentará o no en el banquillo de los acusados en un juicio oral y público tuvo lugar ayer, a las 14, en los Tribunales provinciales. Angel tiene 19 años y está acusado como autor de un homicidio durante un siniestro de tránsito que ocurrió el 19 de marzo pasado en avenida Pellegrini y Mitre.

Ese día, cerca de las 19, Sabrina Sambito, de 36 años, cruzaba la avenida hacia el sur y, cuando bajó del cantero central y puso un pie sobre la bicisenda, fue atropellada por el imputado, que circulaba a bordo de una moto marca Honda Tornado de 250 centímetros cúbicos. Era el día de San Patricio y esa zona estaba atestada de gente y de autos. La mujer quedó internada y luego murió a causa de las lesiones.

Tal y como lo había planteado en la audiencia imputativa que se desarrolló en marzo, la fiscal Valeria Piazza Iglesias pidió la pena de 5 años de prisión para Angel M. al entender que incurrió en el delito de "homicidio agravado por culpa temeraria", un agravante que fue incorporado al Código Penal a principios de este año, y se aplica cuando la persona es consciente de que su conducta puede provocar una consecuencia grave.

Para Piazza Iglesias, esa conducta fue cruzar un semáforo en rojo a la altura de calle Corrientes y circular a una velocidad que, de acuerdo con los peritos de parte, ascendía a 84 kilómetros por hora, es decir, unos 23 metros por segundo, lo que implicaba que para frenar el vehículo, necesitaba una distancia de 57 metros.

La fiscal remarcó que las filmaciones de las cámaras de seguridad del 911 y de comercios de la zona prueban el cruce imprudente del semáforo y la invasión de la bicisenda, adonde la mujer fue atropellada. También sostuvo que Angel M. no tenía carné habilitante para conducir una moto de ese tamaño.

La representante del Ministerio Público también pidió que el muchacho permaneciera alojado en una cárcel hasta el momento del juicio.

Por su parte, el defensor Maximiliano Special dijo que tiene pruebas de que el semáforo no fue cruzado en rojo y destacó que la víctima del hecho también tuvo responsabilidad en el siniestro, puesto que no cruzó por la senda peatonal sino 40 metros más adelante, por lo que puso en riesgo su vida y la de terceros. Sobre este último punto, Piazza Iglesias remarcó que en el momento del siniestro sobre Pellegrini había embotellamiento de autos que bloqueaban la senda peatonal, por lo que la víctima cruzó por donde pudo. Además, remarcó que, de cualquier modo, el motociclista estaba invadiendo la bicisenda y que, por la velocidad a la que circulaba, no hubiera tenido el tiempo suficiente para frenar.

La defensa pidió que el muchacho fuera sobreseído en la causa o que, de ir a juicio, sea por el delito de homicidio culposo sin el agravante de "conducción temeraria", lo que reduciría su expectativa de pena. También solicitó que la prisión preventiva pase a ser de cumplimiento domiciliario con una pulsera electrónica, ya que hace seis meses que está detenido y no hay elementos que permitan sostener que pueda darse a la fuga o entorpecer la investigación.

La jueza de garantías Hebe Marcogliese, que presidió la audiencia, dijo que resolverá todas estas cuestiones y notificará a las partes en los plazos previstos por la ley, esto es, 5 días hábiles.

La defensa solicitó que el acusado cumpla la prisión preventiva en su casa con una pulsera electrónica

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario