Pandemia

Debaten si hay que reconvertir oficinas en residencias estudiantiles

También se propone unificarlas y lograr espacios más amplios en el marco de una idea que busca ocupar la superficie ociosa

Domingo 18 de Julio de 2021

La concejala de Juntos por el Cambio Germana Figueroa Casas propuso beneficios tributarios para quienes transformen oficinas en viviendas o residencias estudiantiles, en consonancia con una discusión que desde el inicio de la pandemia se da en la Argentina, en especial en Buenos Aires, y en todo el mundo. De hecho, la edila tomó el modelo de la ciudad norteamericana de Chicago. Si el proyecto que presentó en junio prospera en el Concejo, estarán eximidos de pagar la tasa general de inmuebles (TGI) por dos años (además de un año con una rebaja del 50 por ciento) quienes opten por estas reformas, mientras que tampoco costearán algunos trámites administrativos como la tasa de revisión de planos e inspección de obra. Asimismo, Figueroa Casas apunta a que el Banco Municipal otorgue líneas de créditos para financiar los trabajos.

“Cuando llegaron al Concejo los mensajes del intendente para revitalizar el centro me parecieron insuficientes, a largo plazo. En cambio, esta propuesta es una inyección ya; genera movimiento”, argumenta la edila, preocupada porque hay pisos y edificios de oficinas que se están vaciando.

Esta situación no solo afecta al consumo sino a la seguridad, analiza, algo de lo que se quejan todos los comerciantes del área con los que ha dialogado. “Antes de la pandemia fui a Chicago y nos contaban que el centro estaba muerto: como era solo de oficinas, de noche quedaba vacío y peligroso. Lo que hicieron fue inspirar a la gente joven para que fuera a vivir, apoyar los usos mixtos”, se entusiasma.

Andrés Gariboldi, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios (Cocir), cree que Rosario tiene una ventaja comparativa en relación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) y es la población residente en la city, una zona diezmada de público en gran parte como consecuencia de la digitalización de la actividad bancaria.

Reconversión compleja

La reconversión de las torres de oficinas en viviendas le parece interesante pero compleja. “Por un lado requiere de la unanimidad de todos los copropietarios del edificio para cambiarle el destino, independientemente del tema estructural, de la inversión que requiere”, explica. “En los baños no hay duchas; las unidades no tienen cocinas; antes se construía con calefacción central y en la mayoría de los edificios se fue anulando, ahora es a través de aparatos de aire acondicionado frío-calor; no hay gas”, enumera, a lo que suma que habría que ajustar las instalaciones eléctricas.

Gariboldi ve como una opción que se pongan de acuerdo los tres o cuatro dueños de oficinas de 16 metros cuadrados en un piso de modo de generar una única megaoficina con mayor espacialidad y capacidad de adaptación a los locatarios. “La tendencia de los últimos años es de grandes superficies, pensando en módulos de 400 metros cuadrados subdividibles en dos o tres”, agrega y pone como ejemplo los edificios inteligentes construidos en Puerto Norte, que en épocas prepandémicas se manejaban con lista de espera y hoy tienen propiedades disponibles. Pero serán los primeros en ocuparse cuando se instale definitivamente la nueva normalidad, vaticina.

“Cuando esto pase, habrá una vuelta a las oficinas. Lo que sí puede dejar la pandemia es un centro con usos más mixtos, que no sea solo una cosa o la otra”, opina Sebastián Chale, secretario de Desarrollo Económico y Empleo de la Municipalidad. “Vamos hacia un nuevo equilibrio, de hecho hay proyectos de oficinas en el centro como el edificio de la Bolsa de Comercio por calle Corrientes, frente a la Facultad de Humanidades”, señala el funcionario y abunda que esta inversión “tiene paneles solares, mucho verde, es un edificio inteligente”.

Edificios que fueron ideados para profesionales liberales

La mayoría de los edificios de oficinas del centro fueron construidos en la misma época (hace unos 45 años), apuntados a un perfil de profesional independiente. Se daba la posibilidad a los interesados de comprar de a dos unidades y anexarlas. Marcaron toda una tendencia para el microcentro en apogeo de finales de los 70, con el auge de las galerías comerciales y bares al paso que eran la moda. Un edificio de oficinas de Santa Fe 1263 llegó a tener un bar dentro del edificio, exclusivo para las oficinas. No fue el único. También nacieron como edificios de oficinas las torres de San Martín 647; Sargento Cabral 591; San Lorenzo 1333; Corrientes 729; Corrientes 791; Corrientes 653; Córdoba 1330; San Lorenzo 1035; Presidente Roca 825 y Santa Fe 1263, entre otros.; Santa Fe 1412 y Córdoba 1105, entre otros.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario