Pandemia

Darán clases en un salón municipal

La Escuela Nº 518, del barrio Toba de Rouillón y Aborígenes Argentinos, sorteó similares vicisitudes que la 572, según cuenta Julieta Ferreyra, profesora de Ciudadanía e Identidad, Psicología y Filosofía.

Miércoles 24 de Junio de 2020

La Escuela Nº 518, del barrio Toba de Rouillón y Aborígenes Argentinos, sorteó similares vicisitudes que la 572, según cuenta Julieta Ferreyra, profesora de Ciudadanía e Identidad, Psicología y Filosofía.

Si bien en este caso los cargos para un segundo año que debió ser desdoblado porque tenía 76 alumnos inscriptos ya fueron confirmados la semana pasada, tras un abrazo solidario a la escuela y una movilización al ministerio, los chicos no tienen espacio en el edificio y cuando vuelvan las clases presenciales tendrán que concurrir a un salón del municipio.

"Cuando esta virtualidad termine, los chicos van a ir al SUM del Centro Comunitario de la Municipalidad, donde no hay preceptor ni asistente escolar a cargo de esos alumnos", señaló Ferreyra.

La docente explicó las dificultades que ya de por sí atraviesan en el barrio, donde actualmente no hay "ninguna empresa que ofrezca servicio de internet, por lo que no hay wifi y no existe otra posibilidad de trabajar con los chicos más que a través de grupos de WhatsApp con teléfonos que las más de las veces les prestan padres y familiares, y comparten entre los hermanos".

En la escuela saben que tienen por delante la batalla para lograr un espacio para esos 30 alumnos dentro de la escuela, aunque no dudan en darla, y mientras tanto, no dejan de atender las urgencias del barrio en la pandemia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario