La ciudad

Cumbia y rap para evitar recortes en un plan de ayuda a jóvenes vulnerables

Los chicos asistidos por el Nueva Oportunidad pidieron la continuidad de los convenios con las entidades que brindan herramientas laborales.

Jueves 19 de Septiembre de 2019

A pura cumbia y rap, los jóvenes que participan del programa provincial Nueva Oportunidad reclamaron por la continuidad de las políticas públicas destinadas a juventudes que se desarrollan en los barrios más vulnerables de la ciudad. Según dejaron en claro, las propuestas de capacitación en oficios y el desarrollo de emprendimientos productivos los ayudaron a "salir de la esquina", "encontrar compañeros" o "tener proyectos". Tres frases que se escucharon repetidamente, leídas, cantadas y hasta actuadas desde el escenario montado por los mismos pibes en la plaza San Martín.

Actualmente, del programa Nueva Oportunidad participan unos 17 mil jóvenes en toda la provincia que son parte de jornadas de capacitación en oficios y acompañamiento para retomar los estudios o desarrollar un emprendimiento productivo; a cambio reciben una beca de 2 mil pesos mensuales.

De esta tarea participan unas 40 organizaciones no gubernamentales, de distintos barrios, cuyos convenios con la provincia vencen a fin de diciembre. "Después de esa fecha, con el cambio de gobierno, no sabemos qué va a pasar con los acompañantes, los profesores y las herramientas que necesitamos para trabajar", contaban Marisol, Romina y Yamila, tres jóvenes del barrio Fontanarrosa que participan de los talleres de electricidad, fotografía, radio y peluquería que se dictan en la asociación Juntos a la Par.

La participación en los cursos, afirmaban, las había ayudado "a conocernos mejor, a desenvolvernos, a pensar en generar un ingreso" y para otros significaron "menos tiempo en la esquina sin nada que hacer" o "tener un proyecto". Algunos los mencionaban como una posibilidad de "zafar" de problemas de drogas o con el mundo del delito.

El comunicado firmado por referentes de 40 organizaciones, advertía sobre "la posible pérdida o recorte de políticas públicas de juventudes, especialmente del Programa Nueva Oportunidad, el cual ha generado no sólo contención, sino también la restauración de vínculos, la inserción de les pibes en sus propios territorios y la posibilidad de plantearnos metas y crear un proyecto de vida diferente al que el sistema ofrece".

A la vez, consideraban necesario "discutir el presupuesto asignado a las políticas de juventudes (actualmente unos $600.000.000 anuales, lo que representa un 0,21 del total del presupuesto de la provincia) y destacaban que el Nueva Oportunidad "es un programa dirigido a una población que ha sido desatendida por décadas, cuando no estigmatizada y criminalizada", y consideraban "necesaria la presencia virtuosa del Estado en los territorios, a contramano de quienes sólo pretenden saturar de fuerzas represivas los barrios".

De todo

Los gazebos dispuestos alrededor de las calles laterales de la plaza daban cuenta de la variedad de los emprendimientos: peluquería, manicuría, cosmética, panificación, confitería, carpintería e iluminación eran sólo parte de la muestra.

Hugo tiene alguna experiencia en albañilería. Por eso, cuenta, se enganchó en un taller de baldosas hidráulicas que se dicta en la agrupación Parada Oeste. Con la producción del curso, ya se adornaron muchos de los refugios de los colectivos del barrio La Lagunita, en Seguí y Provincias Unidas.

Toda esta experiencia, la cantaron también en forma de rap un grupo de chicos del mismo barrio. Pero, al mismo tiempo, se mostraban dispuestos a no bajar los brazos. "Somos de la calle, cantantes poetas y no nos vamos a rendir", prometían.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario