La ciudad

Cuestionan por abusos a los administradores de edificios

Aumentos incontrolados, mínimas rendiciones de gastos y balances, connivencia con prestadores de servicios y cláusulas abusivas que perjudican a propietarios e inquilinos, son parte de los perjuicios que deben afrontar quienes viven en departamentos de propiedad horizontal en Rosario.

Sábado 04 de Octubre de 2008

Aumentos incontrolados, mínimas rendiciones de gastos y balances, connivencia con prestadores de servicios y cláusulas abusivas que perjudican a propietarios e inquilinos, son parte de los perjuicios que deben afrontar quienes viven en departamentos de propiedad horizontal en Rosario. Todo ello ocurre sin un mínimo control oficial, a pesar de que hace seis años el Concejo Municipal aprobó una ordenanza que encomendó al Ejecutivo crear un registro de administradores de consorcios en el ámbito de la ciudad.

El vertiginoso crecimiento de edificios y la actividad inescrupulosa de algunos administradores, llevó los integrantes locales de la Federación Argentina de Consorcios (FAC) a impulsar, organizar y poner en funcionamiento una filial de la institución en Rosario. La idea es aglutinar a los propietarios de cocheras, locales y departamentos para asesorarlos en la defensa de sus derechos, intereses, atribuciones y responsabilidades.

Inescrupulosos. Para Juan Carlos Lagrange, miembro local de FAC, se ve de "de todo" entre los administradores. "Como los hay buenos y responsables, también se advierte una alarmante falta de profesionalismo. Desde abusos, trampas y rapiñas, hasta deslealtades de los empleados y connivencia con los prestadores de servicios, además de asambleas irregulares", advirtió el dirigente.

Ante ese panorama, para Lagrange es indispensable que se regule la actividad en Rosario. "Hay una ley nacional de propiedad horizontal (13.512) y una ordenanza municipal Nº 7.312 aprobada hace más de seis años, que el Ejecutivo no puso en práctica", recordó.

La norma establece la creación del Registro de Administradores de Consorcios, sometidos al régimen de propiedad horizontal y bajo el control de la Oficina de Defensa al Consumidor. Pero a pesar de estar vigente, jamás se instrumentó.

Ejecutivo en falta. "Perdimos tiempo porque se hicieron muchos edificios en los últimos años. Es hora de reordenar el sistema", reclamó Lagrange, para quien la municipalidad se encuentra "notoriamente en falta o irregularidad por olvido, distracción o negligencia".

La realidad marca que los propietarios e inquilinos se exponen, cada mes, a pagar expensas cuyos rubros encierran vericuetos difusos y gastos ordinarios o extraordinarios difíciles de comprobar.

Hay ejemplos claros y actuales de esos abusos, que en los últimos meses llegaron incluso a denunciarse en la Oficina de Defensa al Consumidor. Se trata de inquilinos que debieron hacerse cargo del pago de la tasa por contribución de mejoras a raíz de los arreglos en la peatonal Córdoba (ver aparte).

"No somos dueños de nuestra propiedad, somos espectadores de los que otros deciden arbitraria, autoritaria e irregularmente", destacó Lagrange y reclamó la urgente instrumentación de la ordenanza. Además, convocó a los propietarios a impulsar la creación de la filial local de la FAC.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario