La ciudad

Cuando el trabajo dignifica

El cine El Cairo entrena dos capítulos de La vida de las fábricas, una serie documental dirigida por Florencia Castagnani.

Viernes 12 de Octubre de 2018

Una persiana que se levanta, un portón que se abre. Obreros que se saludan y entran, máquinas, con sus brillos y opacidades, oficios que se ponen en juego, anécdotas, conflictos, bromas. Una fábrica es, sin dudas, mucho más que una unidad productiva. Es una dotación de sentidos para quienes la habitan. El viernes 19 de este mes se entrenan dos capítulos de La vida de las fábricas, una serie documental dirigida por Florencia Castagnani, en el cine El Cairo (Santa Fe 1120), a las 20.30

   La serie retrata la vida dentro de diferentes fábricas de la región de Santa Fe, de dimensiones y trabajos variados, desde la voz de sus trabajadoras y trabajadores. Con su primera temporada es ganadora del premio para la producción del Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe a través del Programa Espacio Santafesino 2014, y en 2017 ganó el Concurso para Serie Federal Documental del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa).

   Los dos capítulos que se estrenarán el viernes próximo abordan la Cooperativa Fabricaciones Rosario y la Cristalería San Carlos. La mirada de la directora está centrada en los obreras y obreras, en su trabajo pero también en su relación personal con la fábrica. La cámara alcanza una distancia justa para mostrar ambas dimensiones. El relato fluye, no hay escenas forzadas y logra un tono íntimo que llama la atención.

   Otras fábricas en rodaje son Guitarras Mantini (Casilda), Sonder (Rosario), Mefro Wheels (llantas de acero, Rosario), Bernardin (maquinaria agrícola, San Vicente), Hereford (calzados, Acebal) y Algodonera Santa Fe (cooperativa, Reconquista).

   Castagnani comentó en diálogo con La Capital que sintió la necesidad de filmar sobre fábricas santafesinas porque no hay documentales sobre ellas. "Las fábricas como lugar de trabajo condensan muchas cosas, queríamos explorar qué relaciones se generan entre compañeros, cómo el trabajo da forma a esas relaciones y cómo eso cambia dependiendo del tipo de producción y estructura en la que se encuentre", detalló la realizadora.

   Pero hay más motivos: "Por otro lado se podría decir que la fábricas están riesgo de extinción, todos los días hay cierres y despiden gente, por lo cual algunos capítulos son un documento del presente e intentan visibilizar la crisis laboral que se está atravesando. El capítulo de Mefro Wheels da cuenta de la lucha que llevan adelante sus trabajadores para no perder la fábrica, el de Hereford la crisis del sector del calzado, el de Bernardin cómo se dejaron de producir determinadas maquinarias y el de la algodonera los intentos por sobrevivir de una cooperativa", ejemplificó.

   Al momento de definir qué fábricas filmar, Castagnani indicó que en primer término el equipo de trabajo buscó fábricas chicas y medianas que mostraran variedad en la producción y que estuvieran en distintas regiones de la provincia.

   También hicieron foco en que el trabajo no sea totalmente mecanizado.

   Dentro de la gramática de realización, no se trabajó con un guión previo, "había ideas fuertes sobre qué buscar, había trabajadores en los que nos centrábamos más que en otros, situaciones, momentos que teníamos en mente. El guión se terminó de construir en la edición".

   A pesar de que no fue muy extenso el tiempo que tuvieron de rodaje sobre cada fábrica, no más de cinco días, llama la atención el grado de familiaridad con que se lograron las imágenes. La cámara muestra con absoluta discreción el trabajo pero también las historias personales de los obreros y las obreras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario