La ciudad

Cuáles son las razones de la partida hacia losnuevos horizontes

Muchos salen en busca de una oportunidad laboral, y una vida con menos problemas. También están quienes quieren ciudades más seguras

Domingo 29 de Julio de 2018

"La cuestión en la Argentina está cada vez más complicada, no sólo lo económico, tanto la seguridad como el contexto sociológico, cada vez peor", dijo Juan, que trabaja como empleado en el rubro marítimo, aguardando ser atendido en el Patronato Inas y a cuatro días del viaje. En su opinión, no sólo es por dinero, sino que hay un entorno hostil en todos los aspectos.

"Uno tiene que ir buscando otras opciones por si acaso en algún momento, esto deja de ser una cuestión de estar incómodo y se vuelve completamente insostenible", detalló el joven, próximo a cumplir 30 años, que viaja a Roma para comenzar a "allanar el camino, como quien dice".

En la puerta del Consulado de Italia (Oroño y Montevideo), Rafael Fernández esperaba que su esposa completara trámites. "Me vuelvo a España porque acá es un despropósito, la manera como sube la vida, el dólar y están cerrando puestos de trabajo", explicó el hombre que es argentino y regresó al país hace seis años después de vivir tres décadas en España.

Ahora Rafael vuelve a emigrar porque acá no consigue empleo como ebanista. La semana pasada estuvo en el Consulado de España en Capital Federal y vio "una cola de una cuadra larga". Por eso, señaló: "A mí no me vienen con cuentos, todo el que consulta es porque quiere irse". Y dijo que, a pesar de los problemas en la península Ibérica, "no te dejan tirado, acá te dicen que te arregles como puedas".

Gustavo Correa es un diseñador gráfico de 31 años y emigrante en potencia. "Vine para averiguar el papeleo para la ciudadanía italiana, porque a pesar de que irme no es la idea, la situación del país te lleva a esto, uno busca y no sale nada", explicó en Oroño y Montevideo, y dijo que "iría a España por el idioma".

En la calle Santa Fe, frente al Consulado de España, Brenda y Elías, de 22 y 24 años, y casados desde diciembre, dicen sonrientes: "Ya tenemos todo hecho, ya nos vamos". Ella es ciudadana española desde pequeña y eso allana el camino. El destino es Asturias por el clima, pero no conocen más que eso. Antes de que finalice 2018, emigrará el resto de la familia de la joven.

Se van porque dicen que en Argentina no hay oportunidad laboral. "Envié más de 500 currículums, peor de lo que estuvimos acá buscando trabajo no creo que estemos", dijo Elías. La joven está desempleada desde hace seis meses, estuvo en limpieza, cuidado de niños y atención al público. "Si encontrás algo, te ponen en negro y te pagan dos mangos y no queremos llegar a tener 35 años y ahí ver que no pudimos tener nada, ahí será tarde para arrancar", comentaron.

Un mejor lugar

En la puerta del Consulado, Pablo, que es contador, cuenta que tomó la decisión de emigrar por varios motivos. "En principio no quedar con la duda de que existe un lugar mejor para vivir, ahora voy a ver y si me gusta y es mucho mejor que acá, me quedo; pensar eso es un motor de vida". En su opinión, el país "no está bien" y no ve salida cercana y dijo que a su padre, inmigrante italiano, le cuesta aceptar su partida.

Por lo pronto, junto a su esposa Gisela, médica y sus dos pequeños hijos, ya piensa en Tenerife, desde donde le llegan noticias de amigos que se fueron hace poco sobre posibilidades laborales como para poder vivir tranquilo. A pesar de estar económicamente sin lujos pero sin faltas, le preocupa y le da miedo el desarrollo social de Argentina. "Prefiero probar en otro lugar donde haya otra forma de vivir en lo social, desde lo más simple, salgo de mi casa, tengo veinte minutos hasta el trabajo, a mi familia le robaron, no sólo la inseguridad sino el contexto", detalló.

Fernando Garita llegó a consultar por los trámites para ir a España. "A tomar otro aire, como quien diría, y si se presenta un trabajo, quedarme a vivir", explicó. Acá tiene casa y trabajo, pero le gusta viajar y le contaron que en España e Italia se vive más tranquilo, con "menos inseguridad".

"No veo la hora de irme, viví en Cataluña, me voy por la seguridad y porque me encanta, está en mis planes inmediatos", dijo Sergio, cocinero y pizzero. "Hago las mejores pizzas", festeja y cuenta que partirá con la familia.

Entre las diligencias también hay historias de amor. "Soy catalana, vine a los 20 años con un novio argentino, pero acá me separé y tengo otra pareja con quien nos vamos en agosto a España, tuvimos un bebé, Jordi y allá tendrá un futuro mejor porque es más fácil, en educación es mejor allá", relató Laura Vaionrat.

"Vamos a Mataró, España, con mi esposa y mi nena de tres años, para arrancar de cero, a ver qué nos sorprende, allá fue una pareja amiga que ya nos alquiló algo, un argentino puede vivir en cualquier lado mejor que acá, con los tres mil pesos de luz que pagué, allá, si alquilás, podés comer y salir a pasear, acá no", dijo Sergio Perrucio, que es ciudadano italiano, pero elige España por el idioma.

Gonzalo y Mauro cuentan que se van en dos meses, después de que cerraran su bar en Pichincha "por la malaria" igual que otros de la cuadra. Van a Palma de Mallorca, donde tienen familiares que se fueron 10 años atrás por "los mismos motivos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});