La ciudad

Cristina defendió al tren bala: "Cambiará el perfil de la región"

La presidenta defendió la adjudicación del tren que unirá Buenos Aires, Rosario y Córdoba, y pidió “no  preocuparse por los palos” que se ponen en contra del proyecto. Lo hizo durante el acto de adjudicación del contrato a la firma francesa Alstom.

Martes 29 de Abril de 2008

Buenos Aires-  La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró hoy que la construcción del tren de alta velocidad (Tave), que unirá Buenos Aires-Rosario-Córdoba, “cambiará el perfil de la región y del corredor agroindustrial más importante” que tiene la Argentina. Calificó la iniciativa como “un salto a la modernidad” y de “una cuestión absolutamente estratégica” y que “despertó un gran interés con tres oferentes” y se logró tener “el cien por cien del financiamiento para la obra con un plazo de gracia de siete años y con 30 años para pagar”. Lo expresó al encabezar en el Salón Sur de la Casa de Gobierno la ceremonia de firma del contrato de construcción del sistema ferroviario de alta velocidad que unirá Buenos Aires, Rosario y Córdoba, en alrededor de tres horas, y el costo del proyecto será de 2.400 millones de euros.

“El financiamiento fue absolutamente controlado, orientado y finalmente, construido por el Ministerio de Economía, porque estaban separadas la ingeniería de financiación de la tarea de planificación y ejecución de la obra, que corren por cuenta de la secretaría de Transporte y el Ministerio de Planificación”, dijo Cristina. Para la jefa de Estado la construcción de esa línea “va a cambiar el perfil de la región en forma absoluta, comunica al 60 por ciento de la población del país y al corredor industrial más importante” que tiene el país. Pidió “no preocuparse por los palos” que se ponen en contra del proyecto, al tiempo que aseguró que no se dejarán de hacer “cloacas, hospitales, escuelas y caminos” para hacer este tipo de obras y subrayó que la iniciativa creará “miles y miles de puestos de trabajo en forma directa e indirecta”.

Con relación a “los palos”, recordó que en la década del '90 le tocó ser minoría en un país que sostenía en esa época que “el gran objetivo era que llegaríamos al primer mundo y nos quedamos en este, con 22 por ciento de desocupados y con una tragedia social”. Asimismo, la Presidenta dijo que leyó en los últimos días las críticas de los artículos periodísticos de España, cuando se anunció la decisión de crear un tren bala en ese país, y “las autocríticas que se hicieron unos cuantos años después los periodistas”, en las que reconocieron “cómo les había cambiado la vida” ese medio de transporte.

Recordó que el gobierno está haciendo “una modernización, una puesta en marcha de la red ferroviaria que estamos instrumentando a través de un nuevo sistema de funcionamiento que sancionó el parlamento con la creación de dos empresas, una que dirige la operatividad de las líneas y otra que se dedica a la infraestructura”, tal como sucede en España. Remarcó que con la decisión de tener “un producto de alta excelencia” como el tren de alta velocidad permite “colocarnos en punta de lanza en toda América” y al mismo tiempo mejorando los demás temas que le interesa a la gente.

En el acto estuvieron presentes, entre otras altas autoridades, el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, y el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz. La presencia del gobernador estuvo en duda, según indicaron algunas fuentes, debido a sus recientes declaraciones a favor de las medidas tomadas por el campo y a los cuestionamientos efectuados el ex presidente Néstor Kirchner.

Incluso el otro orador, además de la presidenta Cristina Fernández fue el intendente de la ciudad de Córdoba, Daniel Giacomini, cuando muchos esperaban que Binner dirigiera unas palabras.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario