Pandemia

Crisis y coronavirus estancaron la cantidad de nacimientos en Rosario

En el sector privado hubo una baja de entre un 10 y un 12% en comparación con los primeros nueve meses de 2019. En el público se mantuvo estable

Lunes 14 de Diciembre de 2020

Transcurridos 9 meses desde el comienzo del aislamiento en pandemia, las maternidades privadas registraron una leve retracción en algunos casos y en otro estancamiento de los nacimientos en Rosario en relación al mismo periodo del año pasado. Un fenómeno multicausal que involucra el aislamiento, tránsito interprovincial restringido, nuevos protocolos de atención, pero que viene en baja por la coexistencia tanto de la crisis económica y sus efectos; como de las políticas de salud reproductiva.

   “Observamos una disminución en el número de nacimientos en la maternidad del orden de entre un 10 a un 12 por ciento”, estimó el obstetra y referente de la Maternidad Oroño, Luis Dimenza. En la institución se atiende un promedio de 250 nacimientos mensuales.

   Para el profesional, los datos conllevan una serie de factores: los primeros meses de la cuarentena en la fase del aislamiento social “notamos una disminución de familias de ciudades próximas a Rosario, que por el tránsito restringido y las medidas restrictivas, decidieron tener a sus hijos en sus ciudades de origen”, marcó el profesional para marcar el temor que se produjo por la evolución de la curva epidemiológica.

   Marzo a diciembre registró una tendencia que podría revertirse a partir de un horizonte con mayor certidumbre, pero este 2020 modificó conductas en plena pandemia.

   “Entre julio y agosto hubo temor de muchos en llegar a la ciudad. Aquellas familias de Entre Ríos, provincia de Buenos Aires cuando se pedían hisopados, de modo que vivir en otra región y estar cursando un embarazo se presentaba como un problema”, indicó Dimenza.

   También al comienzo de la pandemia hubo una suerte de detención en tratamientos programados para embarazos y las clínicas de fertilización no trabajaron un tiempo. “Ahora, hablando con familias con embarazos planificados y de pocos meses, nos hacían referencia a que pensaron desde el comienzo de 2020, pero se retrasó todo por la pandemia ya que inicialmente no había horizonte”, remarcó el obstetra.

   Otra causa deriva de la profundización de la crisis económica. Sobre este punto refiere uno de los referentes del Hospital Italiano, el obstetra Fernando Aguilar. “Hay una disminución en la cantidad de nacimientos que se dio durante el año, que ya venía desde el año pasado. Es producto de las personas que perdieron su cobertura social al aumentar la desocupación , con lo cual recién constataremos la disminución de los nacimientos como producto de la pandemia a partir de ahora. Esta disminución no se debe exclusivamente a la pandemia”, remarcó Aguilar.

   Desde el Sanatorio de la Mujer, el obstetra Julio Malamud mostró datos de sanatorios porteños como la propia institución a la que pertenece para evidenciar que la caída en la cantidad de nacimientos se viene dando desde 2018. “Lo que tenga relación con la pandemia —que seguramente lo tendrá— se va a ver recién a partir de principio de año. Las mujeres con fecha de última menstruación de abril en adelante son las que parirían a partir de enero 2021”, destacó.

   Observando datos internacionales, Malamud remarcó que “se está detectando un descenso en el mundo en la cantidad de partos durante la pandemia”, pero también introdujo otros factores para explicar este fenómeno multicausal: la decisión de las mujeres de gestar a una edad más avanzada que hace décadas, un tema que se potenció en materia de incertidumbre a partir del aislamiento decretado en marzo.

   “Muchas mujeres lo han pensado y todavía no existe un horizonte de seguridad y no se saben muchas cosas del virus, todavía hay que esperar”, advirtió el profesional.

“La realidad de pandemia influyó en la sexualidad”

En el caso del sistema público de salud, los números se han mantenido casi invariables ante el efecto de la pandemia pero arrastran consigo una disminución progresiva año tras año atribuida a las políticas de salud reproductiva que impulsan las gestiones municipales.

  “Estamos en la misma cantidad que en 2019, pero con una disminución progresiva”, destacó la directora de la Maternidad Martin, Marcela Abello.

   Salvo un lapso de interrupción en las prácticas de ligaduras tubarias, “todo siguió igual” durante la pandemia en la Martin.

Sin embargo, las estadísticas sobre cantidad de nacimientos dan a la baja. “Las políticas de salud reproductiva, con la entrega de anticonceptivos, preservativos y otros métodos se mantienen; lo que demuestra una continuidad en el trabajo, que se mantuvo. Y tanto en pandemia como antes, los nacimientos no tuvieron merma”, sostuvo Abello.

   La obstetra consideró a criterio personal que en lo que sí influyó el contexto de la pandemia fue en la sexualidad de las parejas y en un cambio en lo doméstico, con mayor presencia de todo el núcleo familiar. “Influyó más en la casa la situación de la economía y de no tener trabajo. La mentalidad disparó más a una preocupación que a la intimidad”, consideró la médica.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS