La ciudad

Crecen las sospechas de tolerancia policial frente a la ola de robos a súper chinos

El Movimiento Evita denunció que efectivos del Comando Radioeléctrico pidieron cinco mil pesos y mercadería para brindar protección. La Jefatura de la UR II abrió una investigación de oficio.

Viernes 28 de Diciembre de 2012

El Movimiento Evita denunció que al menos dos propietarios de supermercados, uno en la zona sur y otro en la norte, habrían sido extorsionados por agentes de la policía provincial para brindarles protección durante la ola de robos que se produjo en la ciudad días antes de Navidad. Los comerciantes se habrían negado a pagar cinco mil pesos a los uniformados y por ese motivo los ladrones tuvieron vía libre, según trascendió. El caso ahora es investigado "de oficio" por la División Judiciales de la Unidad Regional II, según indicaron a La Capital altas fuentes policiales.

Integrantes de la organización social aclararon a este diario que no se realizaron denuncias judiciales, pero que esa situación fue expuesta durante una reunión que mantuvieron el viernes con la intendenta Mónica Fein en la que se analizaron los acontecimientos ocurridos por esas horas.

Sin embargo, el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Fernando Asegurado, quien estuvo presente en esa reunión, manifestó que desconocía lo sucedido con la presunta extorsión y aclaró que en esa reunión que alguien "mencionó sin dar mayores precisiones una situación comentada por terceros ocurrida en Tablada, pero nada más".

"En lugar de salir a hablar por los medios hay que acudir a la Justicia y aportar los datos para que se investigue si es que existe una situación puntual. Hay tres instancias habilitadas por el Ministerio de Seguridad, entre ellas un 0800. Es complicado ensuciar a gente sin pruebas", dijo Asegurado. "Esos dichos no aportan nada. La policía actuó bien y evitó que todo fuese peor".

Alejandra Fedele, del Movimiento Evita, dijo a La Capital que las presuntas extorsiones tuvieron como víctimas a comerciantes de Empalme Graneros y de la zona sur. "No tenemos denuncias escritas. Pero son datos que nos aportan compañeros que trabajan en los barrios. De acuerdo a lo que les dijeron los vecinos, (policías del Comando) pedían hasta cinco mil pesos para cuidarlos y para no dejar entrar a nadie. Si no pagaban, liberaban todo. Me llama la atención porque son dos casos en zonas bien diferentes y distantes", agregó la dirigente.

El encargado de uno de los negocios en cuestión contó a La Ocho que el viernes, cuando el local era asesinado por los saqueadores, tuvieron que cargar mercadería en el baúl de un patrullero para "convencer" a los policía para que cuidaran el local hasta la llegada de un herrero.

En ese sentido, desde la Jefatura de la Unidad Regional II confirmaron que, a raíz de los testimonios, se abrió una denuncia "de oficio" a cargo de la División Judiciales para establecer responsabilidades.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario