La ciudad

Crearán un registro de criadores de perros potencialmente peligrosos

El municipio profundiza su política de tenencia responsable de canes en la ciudad. La meta es que los ejemplares sólo sean comprados a personas que cuenten con autorización.

Martes 24 de Mayo de 2011

El Instituto Municipal de Salud Animal (Imusa) profundiza su política de tenencia responsable de perros potencialmente peligrosos. A la colocación de microchips, que ya permitió identificar unos 950 canes de gran porte en el registro Registro Unico de Mascotas (RUM), ahora le sumará la iniciativa de crear una nómina de criadores de razas como pit bull, dogo argentino, rottweiler, doberman, ovejero alemán y siberian husky, entre otros. La meta es que estos ejemplares sólo puedan ser comprados a personas autorizadas.

Para la directora del Imusa, Diana Bonifacio, el registro de criadores ayudará a ordenar la comercialización de estos animales.

“Queremos que los perros potencialmente peligrosos se adquieran con pedigrí, porque esto indica que detrás hay una venta responsable, un criador que se hace cargo del estado del animal y de explicar cómo debe ser tratado y un comprador que busca información sobre la raza, pierde tiempo y recorre criaderos, lo que también presupone una tenencia responsable”, explicó la funcionaria.

Pioneros. Con la creación de la nómina de criadores autorizados y la posibilidad de restringir la comercialización de esos animales, Rosario se convertiría en la primera ciudad de la Argentina en ordenar la reproducción y venta de perros potencialmente peligrosos, tal como viene ocurriendo en algunos municipios españoles.

Esta iniciativa se plantea como “un tercer escalón” del programa de tenencia responsable de mascotas.

Se trata de una política que comenzó con la ordenanza aprobada en noviembre de 2009 que obliga a identificar mediante la colocación de un microchip a los canes considerados potencialmente peligrosos, es decir, aquellos que por su contextura física (porte, tamaño, diámetro del cuello y potencia de sus mandíbulas) son capaces de ocasionar daños o lesiones graves a personas u otros animales.

Los ejemplares alcanzados por la norma son los pit bull, bull terrier, dogo argentino, rottweiler, tosa inu, akita inu, cane corso, doberman, dogo de burdeos, mastín napolitano, bull mastiff, gran perro japonés, presa canario, fila brasilero, staffordshire terrier, ovejero alemán y siberian husky.

Anotados. A fines de octubre del año pasado el Imusa habilitó el Registro Unico de Mascotas y, desde mayo, la identificación mediante microchips se hizo obligatoria para todas estas razas.

Al respecto, hasta ayer unos 950 animales habían pasado por los consultorios veterinarios del municipio para someterse a la operación, que es indolora y tiene un costo de 35 pesos (ver aparte).

“Los dueños de los animales respondieron muy bien a las campañas. Los turnos para colocar los microchips se agotan rápidamente y la cantidad de perros que ya tenemos identificados realmente sobrepasa nuestras expectativas”, aseguró Bonifacio.

El registro de mascotas promueve la tenencia responsable y la sanidad de los animales porque permite identificarlos mediante una tarjeta con sus datos y foto.

Asimismo, si el perro es robado o se ha perdido, con sólo pasar una lectora portátil por el lomo es posible conocer al propietario.

Además, es posible llevar el control del estado sanitario de las mascotas, con datos sobre vacunación antirrábica, esterilización y desparasitación.

En la zona sur

El Imusa continuará hoy, de 8.30 a 12.30, la campaña de información y colocación de microchips a mascotas en el Centro Municipal Distrito Sur Rosa Ziperovich (Uriburu 637). Los interesados deberán solicitar los turnos correspondientes a los teléfonos 525-4497 ó 480-5048, entre las 8 y las 14.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario