La ciudad

“Correr me apasiona, me gustaría continuar hasta que llegue a los 90 años”

A los 74 años, Susana Sarco enfrenta maratones y se prepara para el próximo Mundial. Un ejemplo de sacrificio y motivación que desoyó los mandatos de los almanaques ganando medallas. 

Domingo 14 de Junio de 2015

La edad no significa una barrera. No representa inhibiciones, ataduras, ni impedimentos. Al menos para Susana Sarco sus 74 años conforman un auténtico guiño del destino, una bendición celestial, una invitación a continuar renovando sueños, corriendo caminos y ganando medallas alrededor del mundo. Es que esta inquieta rosarina, continúa desoyendo los mandatos de los almanaques, esquivando los cánones de la formalidad y fabricando energías para estar en forma y ponerse a punto para el maratón del Mundial de Atletismo de Lyon (Francia), su próximo desafío que se desarrollará en agosto próximo.

“Correr me apasiona, me da una gran felicidad”, destaca Susana. Y cuando otras personas de su edad piensan en una etapa más estática y sedentaria de la vida, ella brinda su ejemplo de conducta, sacrificio y superación.

“Creo que todo pasa por la cabeza. La gente cumple 60 años y piensa que la vida está hecha. Pero en realidad nunca se sabe cuándo la vida está hecha, nunca”, se encarga de aclarar con firmeza. “Salir a correr me hace sentir libre y, mientras yo pueda, voy a seguir adelante. Me gustaría correr hasta los 90 años”, revela entusiasmada y se ilusiona.

A Susana no le pesa que la sitúen como un valor de referencia para los adultos mayores. Al contrario. “Me gusta que me copien, me hace feliz. No importa la edad que tengan. Cuando vienen y me cuentan que tienen problemas físicos, de rodillas, o de cadera, yo les digo que no se queden sentados, que se muevan, aunque sea que bailen. Les digo que no se entreguen, eso es fundamental”, resalta.

Empezó de grande. Susana está casada hace 41 años y trabaja, desde esa misma época, en un taller de cortinas con su marido. Tiene dos hijos: Natalia, de 40 años, profesora de educación física, que vive con ellos; y Cristian, de 41, que se radicó en Mercedes (San Luis). Y dos nietos, Máximo, de 4, y Brunella, de 1.

Su relación con el atletismo surgió de grande. Si bien siempre miró la actividad física con atracción, recién se atrevió a comenzar a correr a los 59 años.

“Siempre me gustó correr, pero nunca me animaba. Por el trabajo, la familia, un motivo u otro, nunca podía. Me animé a los 59 años y ahora hacerlo me da una gran felicidad”, cuenta Susana esbozando una sonrisa en su rostro. Queda claro que su semblante se ilumina cuando se refiere a la actividad que practica.

Para arrancar, no acudió a ningún asesoramiento, ni a un grupo de amigos. “Me mandé derecho, salga como salga. Y la verdad es que desde el principio me sentí muy bien corriendo”, relata.

“Siempre fui muy activa, y sentía esa necesidad de hacer algo. Así, correr me fue gustando cada vez más, y hoy me encanta. Una vez que empiezo, me entrego totalmente. No existe más nadie que mi carrera y yo”, confiesa.

Su trayectoria no recorrió carriles habituales. No utiliza entrenador, ni médico de cabecera. Ella corre sola, y es su propio agente de control. Entrena en pista en el estadio Jorge Newbery y también en la calle, según la modalidad de carrera que tenga por delante.

Hoy con una gran cantidad de medallas obtenidas, varios sudamericanos y dos mundiales ganados, aspira a poder seguir desarrollando la actividad que la atrapa con intensidad y espíritu competitivo.

La mano de Dios. Al momento de analizar su realidad, sus capacidades, y la diferencia que surge en comparación con otras personas de su edad, Susana dice que “Diosito viene conmigo. Siempre cuando voy a salir, le digo tomame la mano y no me soltés. También pienso mucho en mi familia, y recuerdo mucho la fortaleza que tenía mi papá para todo”.

Para ella todo es natural, incluso las motivaciones. Hay una cuestión instintiva que la domina y que le permite superarse. Esa seguridad que fue forjando y adquiriendo, la aleja un poco de los asesoramientos profesionales. “Lo que pasa es que algunos exigen demasiado y lo veo con muchas compañeras. Yo conozco mi cuerpo y sé cómo manejarlo. Y veo que por muchas exageraciones, la mayoría llega cansada a los eventos. Lo veo, me doy cuenta”, explica.

Susana cuenta que su recorrido diario comienza por donde vive. “Arranco en San Martín y Pasco, agarro Pellegrini, el bajo, el parque Urquiza, avenida Belgrano, subo las escaleras del parque España, y vuelvo por Oroño hasta Pellegrini. Son 13 o 14 kilómetros que me permiten estar siempre bien entrenada”.

“Me gusta correr al mediodía, o a la tarde con sol. Y la verdad es que puedo hacerlo porque tengo apoyo familiar, sobre todo de mi marido”, subraya a manera de agradecimiento.

Para finalizar, Susana invita a compartir esta actividad deportiva que la cobija, la potencia y le llena el alma. “Correr es sano y da una gran felicidad. Por eso les digo a todos que se animen, que no se queden en sus casas. Correr te hace sentir libre, a cualquier edad”, afirma sin dudar.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS