La ciudad

Corea Aiello sobre el Puerto de la Música: "Será una obra de Picasso en el río"

"El Puerto de la Música será un cuadro de Picasso colgado a orillas del Paraná. Para Rosario será magnífico porque su río es su propio corazón". Con estas palabras el prestigioso arquitecto rosarino Mario Corea Aiello...

Martes 19 de Octubre de 2010

"El Puerto de la Música será un cuadro de Picasso colgado a orillas del Paraná. Para Rosario será magnífico porque su río es su propio corazón". Con estas palabras el prestigioso arquitecto rosarino Mario Corea Aiello, radicado en Barcelona y colaborador de proyectos de la gestión provincial, defendió la realización de la polémica obra del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer en Pellegrini y el río. El profesional, que ayer participó de un seminario en La Fluvial sobre obra pública, aconsejó "dejar de ser mezquinos" a quienes se oponen al proyecto cultural ribereño.

Corea Aiello, arquitecto de renombre internacional y diseñador del distrito Oeste y del actual Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), entre otras obras, dialogó con LaCapital sobre el emprendimiento que ocupará tres hectáreas en la zona portuaria de Pellegrini y el río, tendrá un auditorio cubierto para 2.500 espectadores y una explanada para 30 mil personas. Tan sólo la estructura de hormigón demandará una inversión por encima de los 78 millones de pesos.

La obra ya cosechó una fuerte polémica. Mientras la licitación sigue adelante, el gobierno nacional —a través del secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi— volvió a poner en duda ayer que ese sea su emplazamiento definitivo, ya que se exige que la administración de Hermes Binner garantice obras de ampliación de los 300 metros de muelle para la operación portuaria. También el subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Ricardo Luján, había insistido en que el gobierno provincial no ha logrado "los acuerdos necesarios entre los diversos concesionarios para reasignar espacios sin perjudicar derechos otorgados oportunamente por la Nación".

—¿Cómo va a impactar en la ciudad de Rosario el Puerto de la Música?

—Es una obra polémica. Hay mucha gente que piensa que tendría que haber sido por concurso, pero estoy a favor porque significa poner a Rosario en el contexto mundial. Para beneplácito nuestro, se trata de una de las mejoras del último tiempo de Niemeyer. Es impecable, un lujo. En toda Europa se viven haciendo obras emblemáticas en las que se invitan a arquitectos internacionales y nadie se queja.

¿Para qué? Corea añadió que en Barcelona hay proyectos que enriquecen la cultura del lugar. "Oponerse a esta obra es mezquino, es como preguntarse ¿para qué comprás un Picasso? La respuesta es que un museo con un Picasso sencillamente no es lo mismo que sin un cuadro de él. Y esta obra quedará colgada en el mapa del mundo cultural. Ojalá que se pueda hacer y se haga bien".

—¿Por qué cree que resultaría emblemática?

—Porque Rosario es su río. Si apelo a un recuerdo de mi ciudad natal es el Paraná como el corazón de Rosario, y me da una sensación espectacular. De modo que ubicar al Puerto de la Música sobre la ribera es reforzar el perfil de la ciudad, su perspectiva va a ser increíble desde el agua. Además, es una obra relativamente sencilla porque siempre se corre el riesgo de costos elevados. Niemeyer fue y es el mejor arquitecto latinoamericano, lo prefiero a él y no que venga un arquitecto europeo de renombre.

—¿Cree que el Puerto de la Música será más valorado ahora o con el paso del tiempo?

—No hay que ser un científico nuclear para saber que la postal rosarina es su costa y por ende esta obra se convertirá en un hito arquitectónico de primera calidad. Hay un compromiso de concretarla. Con esto que digo y pienso sé que muchos colegas me van a criticar, pero no me importa.

—¿Qué importancia tiene el concepto de uso social de un edificio público?

—Lo esencial es entender que el cliente para un proyectista no es el gobierno de turno sino la sociedad. La obra pública sobrepasa a las gestiones y debe estar dirigida a la gente, expresar sus valores sociales. De lo contrario, no se cumple este objetivo y se termina haciendo un edificio-juguete del arquitecto. Para dar un ejemplo, sería como hacer la sede de un banco a pedido de sus directivos. En un hospital, por otro lado, lo único que no debe estar en duda es la relevancia social de ese proyecto.

—¿En qué cambió Rosario desde el punto de vista urbanístico en la última década?

—Rosario recibió un premio internacional en España otorgado por arquitectos de mucho prestigio. La ciudad fue elegida entre un conjunto de 33 ciudades latinoamericanas como la que más consolidó la relación urbanismo-sociedad en ejes como la descentralización. Se ha hecho un avance en la teoría y en la práctica del urbanismo social. Rosario es ahora más demandada en foros internacionales que Córdoba o Buenos Aires.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS