La ciudad

Confirman condena a un mecánico que atropelló a un cadete

Se trata de Juan Carlos Schmitt quien, a bordo de un Audi TT, embistió a un joven a más de 130 kilómetros. Deberá purgar 9 años de cárcel.

Viernes 30 de Noviembre de 2018

La Justicia confirmó la condena a 9 años de prisión y 10 años de inhabilitación para manejar que se le había impuesto a Juan Carlos Schmitt, el mecánico que el 31 de marzo de 2016 chocó y mató al cadete Damián Orgaz.

Schmitt circulaba por las calles de barrio Belgrano a bordo de un Audi TT a 130 kilómetros por hora cuando en la zona de Río Negro y Campbell embistió de frente a la moto en la que circulaba Orgaz, un joven de 26 años que repartía pedidos para un restobar de la zona.

El 30 de agosto de 2017, un tribunal de primera instancia resolvió encuadrar la muerte de Orgaz en un "homicidio culposo" y condenar al mecánico a la pena de 5 años de prisión y a 10 de inhabilitación para conducir. Se trató de la pena máxima dentro de esa calificación legal.

La resolución fue apelada por la Fiscalía y el 21 de diciembre pasado los jueces de Cámara consideraron que el accionar de Schmitt, tal y como sostenía la Fiscalía, debía enmarcarse en un "homicidio simple con dolo eventual", por lo que elevaron la pena a 9 años.

No obstante, a pedido de la defensa, otro tribunal de Cámara comenzó a revisar ese segundo fallo.

El nuevo Tribunal de la Cámara de Apelaciones de la Justicia provincial, integrado por los magistrados Gustavo Salvador, Carina Lurati y Bibiana Alonso, confirmó la condena por homicidio simple con dolo eventual. Inicialmente la carátula fue de homicidio culposo.

En disidencia

La camarista Lurati discrepó con sus colegas de Cámara y votó en disidencia. Según su enfoque, para una condena por un delito doloso es necesario que se establezca la voluntad y conocimiento que operaron en la psiquis del autor en su accionar.

Para la magistrada no puede definirse, en base a los elementos objetivos, que hubo intención en Schmitt de provocar el resultado que sin dudas generó.

"Cierto es que Schmitt circulaba a excesiva velocidad tras haber efectuado una maniobra en U y retomado el carril hacia el SE que lindaba con un paredón. Cierto es también que su conducido al momento de embestir al motociclista se encontraba parcialmente en el carril contrario. No puede establecerse con grado de certeza si vio o no a Orgaz. Tampoco si giró para esquivarlo, o bien que ya viniera desarrollando esa trayectoria para quedar en un 100 por ciento en su carril. Esa es una duda que no logra dirimirse", indicó Lurati.

Para ella, el accionar de Schmitt es reprochable pero no es equiparable, por la prueba reunida, a la de un homicidio intencional. Por lo tanto no votó a favor de confirmar la sentencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});