La ciudad

Condenaron a un hombre a 10 años de prisión por abuso sexual a su hijo

El imputado tiene 51 años, fue denunciado en noviembre de 2015 y detenido con prisión domiciliaria en agosto 2016

Miércoles 14 de Marzo de 2018

Un hombre de la localidad de Villa Mugueta fue condenado a 10 años de prisión por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante y agravado por el vínculo, y además por desobediencia a un orden judicial, aunque seguirá con arresto domiciliario hasta que la sentencia quede firme.

Así lo dispuso el tribunal integrado por los jueces de primera instancia Eduardo Alfredo Filocco, Jesús Alberto José Rizzardi e Ignacio Vacca en el marco de un juicio oral desarrollado en Casilda.

Se trata de la resolución de un caso que generó conmoción en esa pequeña localidad del departamento San Lorenzo, ubicada a la vera de la ruta provincial Nº 14, a 60 kilómetros de Rosario, y del que dio cuenta oportunamente LaCapital.

Evidencias

A lo largo debate, la fiscal que llevó adelante la investigación, Lorena Aronne, se valió de una serie de evidencias que resultaron suficientes para condenar a Gerardo R., de 51 años, quien además de ser penalmente responsable de abusar de su hijo y violar una prohibición de acercamiento hacía él también fue acusado por el delito de amenazas calificadas del cual resultó sobreseído.

Si bien la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación de Casilda había solicitado, al igual que la querella, una pena de 14 años de prisión, la decisión del Tribunal colegiado conformó a la madre de la víctima, Fernanda Migoya, quién visiblemente emocionada, aseguró a este medio que a partir de ahora "empezaremos a vivir como personas normales y el nene podrá disfrutar de su infancia".

La mujer, quien impulsó hace un tiempo la denuncia por la cual fue condenado su ex pareja y padre de su hijo, manifestó además que, en alguna medida, la resolución judicial "redime y tranquiliza" tras revelar que el chico "tenía mucho miedo de que su padre vuelva a acercase".

"No lo puedo creer que todo esto haya terminado después de dos años", dijo la progenitora del menor para visibilizar su satisfacción por el esperado fallo. Y en esa misma línea valoró el trabajo llevada adelante tanto por Fiscalía así como los abogados querellantes además de destacar el acompañamiento recibido de organizaciones como la Casa de la Mujer Libre de Casilda.

Y al ser consultada sobre la estrategia de la defensa, quien había pedido la absolución del acusado o bien reducir la calificación del delito al de abuso simple cuya pena es menor a la establecida, dijo que "son abogados y hacen su trabajo, pero no se puede negar lo que hizo este tipo", en obvia alusión a su ex pareja.

La denuncia contra el hombre condenado días atrás fue realizada en noviembre 2015, la cual motivó la detención del sujeto que en agosto de 2016 obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria que aún rige hasta ser confirmada la sentencia a la pena de 10 años de cárcel efectiva.

La madre recurrió a la Justicia luego de que el nene comenzara a recibir atención psicológica por un comportamiento extraño y revelase el abuso que venía sufriendo desde hacía tiempo.

Pruebas determinantes

Aunque los jueces sólo expusieron la resolución de la sentencia y aún resta por conocerse los fundamentos, las pruebas aportadas a través de fotografías, informes médicos y psicológicos, para lo que fue clave el relato del menor ante la cámara Gesell, entre otros elementos, resultaron "determinantes" para la conclusión a la que arribó el Tribunal.

No obstante, el abogado defensor, Marcelo Piercecchi, se mostró disconforme y anticipó que una vez conocidos los fundamentos apelará el fallo al que calificó como "injusto".

"Es lo único que puedo decir ahora ya que el Tribunal dio a conocer lo resolutivo y cuando brinde los fundamentos apelaremos la sentencia y voy a llegar hasta la Corte Suprema de la Nación", advirtió el letrado.

En ese marco fundamentó tal aseveración al indicar que "en la prueba que se produjo en el juicio se demostró que incluso había odio de la familia materna del chico contra mi cliente".

Y dijo estar convencido de la inocencia del condenado a quien desde el primer momento consideró víctima de un presunto complot entre Migoya y su nueva pareja con la que se distancia hace días y quien desde hace tiempo es presidente de la Cooperativa Eléctrica de Villa Mugueta donde Gerardo R. trabajó hasta ser detenido además de desempeñarse como delegado gremial.

"Quedó probado que fue perseguido laboralmente", dijo Piercecchi para luego indicar que "las dos personas que le hicieron daño (a Gerardo R.) se unieron para provocar todo esto", al tiempo que definió como "inducido" el relato del chico en la cámara Gesell.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario