La ciudad

Condenan a la policía que ocultó pruebas en la causa de Emi y Faku

Fue sentenciada a un año y 4 meses de prisión por adulterar elementos clave del auto que manejaba su hijo en el siniestro en el que murieron los jóvenes.

Sábado 08 de Septiembre de 2018

La madre del joven conductor del auto en el que murieron Emi y Faku durante un siniestro vial en 2014 fue condenada a 1 año y 4 meses de prisión por ocultar pruebas del vehículo, mientras que un comisario acusado de contribuir con esa maniobra fue absuelto por el beneficio de la duda. La mujer, una empleada policial en disponibilidad, cumplirá la pena en libertad y además deberá realizar tareas comunitarias. Así lo dispuso un tribunal al finalizar un juicio oral del que los familiares de los adolescentes fallecidos se retiraron "aliviados" y conformes con el fallo.

   Eran más de veinte los allegados a Emiliano Cáceres y Facundo Aguirre que colmaron una sala del Centro de Justicia Penal ayer a las 13. Dos columnas de empleados policiales los separaban del escritorio donde la sargento Eliana Sonia Gómez, de 51 años, y el comisario Fabián Fantín, de 43, esperaban escuchar el veredicto junto a sus abogados.

   El silencio tenso de la espera se cortó con el ingreso de los jueces Ismael Manfrín, Gustavo Pérez de Urrechu y Patricia Bilotta, quien fue la encargada de leer el veredicto.

   El tribunal resolvió condenar a Gómez a 1 año y 4 meses de prisión condicional como autora del delito de violación de medios de prueba, esto es, por sustraer evidencias del auto involucrado en el siniestro.

   En cambio, la absolvieron por el beneficio de la duda de otros tres delitos relacionados con su cargo policial.

Deberá cumplir determinadas reglas de conducta como fijar residencia, someterse al control de la Dirección Provincial de Control y Asistencia Post Penitenciaria y brindar dos horas semanales de tareas comunitarias en favor de una entidad educativa pública.

   Fantín, en tanto, fue absuelto por la duda de dos delitos que le achacaban por su actuación en la escena del siniestro cuando era jefe de la comisaría 14ª.

Estaba acusado de colaborar con Gómez en maniobras de ocultamiento y le reprochaban dos figuras penales: omisión de actos oficiales y violación de medios de prueba. La duda jugó en su favor en ambos casos.

Abrazos y alivio   

"Este juicio ha terminado", cerró Bilotta al completar la lectura de la parte resolutiva del fallo, del que más adelante se conocerán los fundamentos. El público escuchó la sentencia entre suspiros y lágrimas y se retiró en silencio.

   Afuera, en un pasillo vidriado del segundo piso, llegó el momento de los abrazos y del intercambio de impresiones entre los allegados a las víctimas. "Facundo y Emiliano presentes, hoy y siempre", gritaron los familiares antes de retirarse con la sensación de una etapa cerrada.

   "Estamos aliviadas. Gómez salió condenada en uno de los delitos, si bien fue absuelta en los demás. Nosotros queríamos que alguien se hiciera responsable de las barbaridades que hicieron el 22 de febrero de 2014. Esta vez la Justicia estuvo de nuestro lado", dijo emocionada Fabiana, mamá de Emiliano.

   Para Valeria, mamá de Facundo, el juicio dejó en evidencia "todas las irregularidades que se cometieron y las acciones que realizaron para encubrir a Federico Gómez", el joven que conducía el auto que se incrustó contra un acoplado en la zona oeste cuando el grupo de amigos volvía a Rosario de una fiesta en Funes.

Siniestro fatal   

El siniestro ocurrió el 22 de febrero de 2014. Los jóvenes regresaban de una fiesta en un Fiat Uno conducido por Gómez. Cerca de las 6 el auto chocó contra un camión estacionado en Pellegrini entre Provincias Unidas y Perú. Emi y Faku, los dos de 17 años, murieron en el acto.

   Al año siguiente, en un primer juicio, Gómez fue condenado a tres años de prisión condicional y a 10 de inhabilitación para conducir por el doble homicidio culposo. En un segundo juicio que concluyó ayer, su madre y el comisario Fantín fueron acusados de adulterar pruebas en el lugar del siniestro.

La querella analiza apelar el fallo judicial

El fiscal Aníbal Vescovo acusó a la sargento Eliana Sonia Gómez de abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionar público y omisión de los actos de oficio por ingresar a una zona restringida. Por esos delitos funcionales fue absuelta. Sólo fue condenada por "violación de medios de prueba", es decir, por retirar del auto una botella de cerveza y llevarse a su casa una mochila que era de una de las víctimas fatales.

   Para ella el fiscal había pedido un año y medio de prisión. En tanto que había requerido una condena de un año para Fantín, asistido por Patricia Guzmán, al considerar que por su autoridad "debió haber obligado a Gómez a que se retirara" de la escena.

   El abogado querellante Ignacio Carbone, que había pedido una condena de 2 años y medio para Gómez, dijo que aguardará la lectura de los fundamentos para decidir si apela el fallo.

   "Si es categórico no apelaremos", adelantó, aunque consideró que en principio impresiona como "un fallo justo".

   Si bien no fue condenada por delitos propios de la función policial, de quedar firme la pena Gómez podría ser exonerada de la fuerza porque así lo prevé el procedimiento administrativo. Pero su abogado, Jorge Bedouret, aclaró que no se llegará a esa instancia porque la mujer ya está en condiciones de tramitar la jubilación.

El defensor pretendía la absolución de su clienta y ayer anticipó que apelará la condena judicial

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario