Pandemia

Con camas críticas al límite, suman plazas generales y hasta módulos hospitalarios

El titular de Tercer Nivel de Salud afirmó que "es el último paso en el plan de contingencia" y la previa al hospital de campaña

Jueves 22 de Abril de 2021

El plan de contingencia sobre el que la provincia trabaja desde marzo de 2020 para ampliar el sistema sanitario está en el último paso. Así lo admitió esta semana el responsable del Tercer Nivel del Ministerio de Salud de la provincia, Rodrigo Mediavilla, que mientras construye "el Tetris" de las 321 camas públicas de terapia intensiva que hoy tiene Santa Fe y las 144 de Rosario, también busca sumar plazas generales. Incluso, como ya sucedió en Rafaela, se trabaja en la instalación de módulos que funcionen como salas generales en espacios abiertos de los hospitales, como los patios. “Es el paso previo a pensar en hospitales de campaña", admitió Mediavilla. En Rosario, la secretaría de Salud Pública diseña su propia estrategia para la reconversión de espacios para alojar pacientes con patologías que no requieran oxígeno, de modo tal de dejar liberadas esas plazas con oxígeno para pacientes Covid.

Así, provincia y municipio trabajan para sumar camas generales para pacientes Covid que no necesiten cuidados críticos ni asistencia mecánica respiratoria.

Al frente de esas adecuaciones están el responsable de Tercer Nivel provincial y el director de Servicios de Salud de la Municipalidad, Juan Becerra. Este último remarcó respecto del año pasado una diferencia clave que suma complejidad al problema. “A diferencia del 2020, tenemos que compartir la cama hospitalaria entre pacientes Covid y no Covid”, insistió y dejó en claro que además de la pandemia, el sistema está respondiendo a la demanda de accidentología, patologías retenidas y urgencias.

Área por área

Ante una ocupación de camas críticas que desde hace ya una semana se sostiene por encima del 90 por ciento, sumar plazas generales es clave, señala Mediavilla.

Ya en el Eva Perón de Granadero Baigorria se están adicionando 20 y cuatro intermedias en el edificio histórico y otras 17 en el Modular; desde el inicio de la pandemia el Centenario trasladó su pediatría al Hospital Zona Norte y estableció allí una sala con capacidad para 26 pacientes; y en el Gamen (V.G. Gálvez) trabajan en sumar una decena de camas.

En la capital provincial, el Iturraspe sumó 20 y el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Santa Fe (Cemafé) no solo se reconvirtió con 12 plazas de terapia intensiva, sino que agregó 20 plazas generales y cuatro de cuidados intermedios.

Sin embargo, la clave ante la escasez es lo que ya se puso en marcha en Rafaela, donde además de las 20 plazas dentro del hospital se montó un módulo externo con otras 20 en el patio del edificio. “Es el paso previo a lo que sería montar hospitales de campaña”, dijo Mediavilla y señaló que “la ventaja de pensarlo como módulos hospitalarios es que trabajan con toda la estructura del hospital".

La modalidad no se descarta en Rosario. “Lo estamos empezando a diagramar en otros efectores y para eso estamos estudiando la logística en cada edificio”, detalló el funcionario y explicó que los módulos pueden instalarse en patios y espacios abiertos de los centros de salud.

La estrategia municipal

“Optimizar” y “descomprimir” son las dos claves que plantea Becerra y señala que el objetivo por estas horas es poder liberar de los pacientes que no requieren asistencia respiratoria las plazas que cuentan con picos de oxígeno. Sobre todo porque justamente en el caso de los pacientes Covid cuando existe criterio de internación es porque necesitan oxígeno.

“Trabajamos en aumentar nuestro máximo de capacidad para priorizar esas plazas ya sea en el Alberdi, el Carrasco y el Clemente Alvarez, y crecer en las estructuras para pacientes internados que no se pueden ir a la casa pero no necesitan ninguna ventilación”, detalló Becerra.

Así ya es están relevando espacios alternativos de los hospitales, desde consultorios externos a salas de recuperación y otras áreas, que permitan colocar allí camas generales para quienes presentan patologías no respiratorias.

Por ahora la idea de la Secretaría de Salud es no salirse de las estructuras de los hospitales. Becerra señaló que “es importante agotar lo existente dentro de las instituciones sanitarias que tienen todo el soporte necesario, desde laboratorios y diagnóstico por imágenes hasta baños y office de enfermería”.

A los efectores que enumeró, el médico sumó el Policlínico San Martín. “Allí también se está ampliando la capacidad _dijo Becerra_. Sobre todo porque es un efector con guardia las 24 horas e internación transitoria, donde también se pueden sumar plazas sin oxígeno”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario