La ciudad

Compactan cuatro mil rodados en el corralón

Con lluvia incluida ayer arrancó la primera de las dos compactaciones de vehículos abandonados con las que la Municipalidad piensa despejar el corralón durante este año.

Viernes 07 de Septiembre de 2012

Con lluvia incluida ayer arrancó la primera de las dos compactaciones de vehículos abandonados con las que la Municipalidad piensa despejar el corralón durante este año.

El lote seleccionado para el debut está formado por las 3.200 motos y 800 autos que nadie reclamó desde el 2010. ¿Por qué son mayoría los ciclomotores? Porque encabezan las listas de las remisiones. Sólo desde enero a la fecha llegaron más de 4.500 de estas unidades incautadas en operativos de control. La idea es liberar la mitad del extenso predio ubicado en la zona oeste.

La reducción llevará dos meses, después comenzarán a llegar las intimaciones para el rescate de la segunda porción que podría terminar en chatarra.

"Este lote es de motos y autos que estaban en muy malas condiciones cuando fueron incautados porque no podían demostrar la titularidad o tenían algún problema en la documentación. Si después de tres años no los retiran es porque tienen algún inconveniente", describió el secretario de Gobierno, Fernando Asegurado, desde el corralón municipal mientras supervisaba los primeros pasos del desguace que, en su faz administrativa, comenzó a gestarse un año atrás.

Además, explicó que se tomaron todos los recaudos legales para avisar a los titulares que sus vehículos podían terminar en la compactación. Hubo notificaciones y cédulas de advertencia, pero nadie llegó al rescate, por lo que las poderosas plumas articuladas de las maquinarias comenzaron su trabajo.

Colores, modelos y tamaños de largas filas de motos y autos esperarán su turno, de acá a dos meses, para terminar siendo un cubo de metal, de unos dos metros de lado.

Para Asegurado convertir a estos vehículos en láminas es el único destino posible. "La compactación garantiza que el material termine en Acíndar para que se recicle en otros procesos industriales", enfatizó. Y dijo que "bajo ningún punto de vista pueden volver a circular, ninguna aseguradora los tomaría por el alto deterioro que presentan", argumentó.

Despejado. La compactación tiene varias etapas previas, todas necesarias para garantizar que se llegó hasta la instancia final para restituir el vehículo. Después de remitido al corralón, a los seis meses, los titulares reciben la primera notificación para retirarlos. "Además, una vez seleccionado el material a compactar, se toman imágenes y fotografías que quedan como registros", comentó el funcionario.

Para Asegurado, la experiencia indica que sólo se rescata el 60 por ciento de las motos llevadas al corralón. El resto comienza una agonía mecánica y de chapería. En ese marco, también planteó la necesidad de despejar el corralón municipal para ubicar los autos abandonados en la vía pública, donde se registraron unos mil, de los que sólo se retiraron 300.

 

Deterioro. El concejal Diego Giuliano sugirió que los autos y motos del corralón fueran destinados a patrullar las calles y dijo que no deberían eliminarse antes de aclarar las supuestas irregularidades denunciadas sobre el corralón. Al respecto, Asegurado dijo que las unidades que se reducen no están en condiciones de circular y desestimó la inquietud con respecto a las pruebas. "Esas causas fueron insignificantes con respecto a los más de 8 mil vehículos que están depositados", enfatizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS