La ciudad

Cómo es la pensión trucha usurpada en pleno centro

Budistas, un cubano y una mujer a la que echaron a los tiros de su casa, entre los huéspedes del polémico inmueble de San Martín 1665.

Domingo 12 de Agosto de 2018

Una mujer que practica budismo y taoísmo; un cubano; una señora con problemas de salud mental y una madre con cinco hijos y otro en camino que recibe una ayuda económica de la Municipalidad porque le usurparon su casa a los tiros en la zona sur. Estos son algunos de los «huéspedes» de la pensión trucha y tomada en San Martín 1665, a metros de la avenida Pellegrini, que el municipio clausuró el viernes por tercera vez en el año y denunció penalmente en la Justicia.

Allí, sin agua potable, sin gas, con energía eléctrica aparentemente robada de la calle; con paredes impregnadas de humedad y con un basural en un patio interno, vive al menos una decena de personas que desde hace varios meses tiene tomada la propiedad.

El dueño del inmueble ya cortó todos los servicios y se prepara para batallar en la justicia en un intento por recuperarlo. Mientras tanto, en la zona se acrecientan los problemas de convivencia.

Todos hablan en voz baja por temor a represalias. Los vecinos están atemorizados porque aseguran que la pensión trucha es un aguantadero de gente que delinque en el barrio. "Los fines de semana se pone pesado. Roban en Pellegrini y se meten ahí. Cada dos por tres cae la policía", asegura un hombre que pide reserva de su identidad.

Esa realidad no es desconocida ni para la policía ni para la Secretaría de Control del municipio. En los últimos tres meses, y de acuerdo a los registros oficiales de los llamados al 911, la policía tuvo que acudir al menos cuatro veces al lugar. A eso se suma una intervención de bomberos, que a fines de julio debió sofocar un principio de incendio en el interior del inmueble, donde se acumulan colchones, maderas y hasta bicicletas herrumbradas.

El 14 de julio a las 7.20 de la mañana, el 911 recibió un llamado que alertaba que cinco hombres estaban retirando elementos del salón de fiestas que funcionaba debajo de la pensión. Se trataba del salón de fiestas infantiles "Hasta el Cielo", que cerró sus puertas hace unas tres semanas y aludió a los robos y actos de vandalismo de personas que viven en la pensión como uno de los causales.

El 21 del mismo mes, otro llamado alertó por disturbios en el lugar. Dos jóvenes se habían tomado a golpes de puño y los gritos y corridas habían alborotado al vecindario.

Más cerca en el tiempo, el 6 de agosto, otro vecino llamó al 911 para alertar disturbios dentro de la pensión ocupada. Unas horas después, otro llamado alertó que varias personas intentaban ingresar con fines de robo al local que está ubicado debajo de la pensión.

Los inspectores municipales que se presentaron el viernes pasado allí para clausurar la pensión por tercera vez en lo que va del año pudieron comprobar que en el interior había siete personas. Todos viven allí de manera ilegal. Ocupan un inmueble con 10 habitaciones, dos baños y una cocina.

En los baños no hay agua, en el inmueble no hay gas y la puerta de ingreso no tiene cerradura. En un patio interno se acumulan colchones viejos, maderas, bicicletas herrumbradas, todos elementos de alta combustión que se prendieron fuego el 28 de julio pasado.

El martes pasado Laura Moyano enfrentó los micrófonos de la prensa en la puerta de la pensión y puso a uno de sus hijos por delante. Remarcó que de allí no se iba a ir porque no tenía dónde.

Su historia dejó al desnudo otra realidad. Desde septiembre del año pasado fue asistida económicamente por el municipio para que no quedara en la calle, ya que narró que le habían usurpado su casa. Lo que nadie pudo explicar es cómo ningún operador social chequeó dónde estaba viviendo. Así, Moyano es una de las personas que usurpa un inmueble y vive en pésimas condiciones en la conflictiva pensión trucha de San Martín 1665.

Estas historias se entremezclan a metros de la avenida Pellegrini, uno de los corredores gastronómicos más promocionados por el municipio y que, paradójicamente, hace pocos días inauguró luces LED para brindar más seguridad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario