La ciudad

Cómo era el fraude millonario con facturas truchas que realizó la banda desbaratada hoy

La novedad es que dentro de la organización delictiva están sospechados contadores, escribanos, informáticos y personal administrativo y comercial.

Miércoles 05 de Julio de 2017

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) precisó hoy que los detenidos en los allanamientos realizados en Rosario se dedicaban a "armar" empresas para emitir facturas apócrifas. Lo llamativo es que dentro de la organización delictiva están sospechados contadores, escribanos, informáticos y personal administrativo y comercial.
Desde Afip sostienen que las empresas que tomaron parte la maniobra fraudulenta tienen como socios y directores a personas insolventes, que identificaron a algunos casos a los organizadores de la asociación ilícita desbaratada hoy en Rosario.
A su vez, comprobaron que operaba con 72 Cuits y facturas diferentes, cuyos documentos pueden hallarse en papel, electrónicos, tickets y emisiones por controladores e impresoras fiscales.


Durante el operativo se allanaron 35 domicilios y se detuvieron a cinco personas que serían los principales responsables de la asociación ilícita. Además, se les restringió la salida del país a otras quince personas que también habrían participado de la organización y se libraron inhibiciones generales de bienes a todos los integrantes de la presunta banda delictiva.
Hasta el momento se pudo detectó una evasión de 2.500 millones de pesos generados a través de comprobantes de compras y gastos falsos, que fueron adquiridos por más de 6.500 empresas y comercios de todo el país.

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario